agronoticias.es

En líneas generales, la campaña de ajo 2022/23 ha estado marcada por la mala meteorología, afectando negativamente a su calidad:
➢ ene-22 Más calor del habitual.
➢ mar-22/abr-22 Frío y menor número de horas de sol.

➢ may-22/jun-22 En mayo no llovió, permitiendo y facilitando la recolección del ajo, si bien la temperatura fue más elevada de lo normal tanto en mayo como en junio, lo que provocó la maduración precoz de los bulbos, dando lugar a ajos con calibres menores a los alcanzados en la campaña anterior.
➢ jul-22/ago-22 las altas temperaturas de los meses centrales del verano, julio y agosto de 2022, no afectaron negativamente al ajo, puesto que ya estaba recogido de las explotaciones y estaba almacenado en cámaras frigoríficas; en todo caso, el impacto ha sido principalmente en el incremento de los costes energéticos derivados de dicho almacenamiento, puesto que dichas cámaras frigoríficas han funcionado a pleno rendimiento.

Esta combinación de factores meteorológicos tuvo un impacto negativo sobre el desarrollo y crecimiento del ajo, dando como resultado una menor calidad de las producciones obtenidas: falta de pieles de los ajos y calibres más pequeños y/o medianos.
La menor calidad obtenida ha provocado que parte del ajo recogido este año sea destinado a destrío, reduciéndose la cantidad de ajo comercializado como primera categoría.
Se mantiene el predominio del ajo spring temprano (blanco y violeta) frente al resto de variedades de ajo (morado, blanco, rojo); no existiendo incidencias específicas derivadas de enfermedades y plagas durante la campaña.

Respecto al mercado del ajo, en estos primeros meses de campaña, mayo – octubre, muestra un menor volumen de ventas que en años anteriores.
Con relación a la mano de obra, destaca el incremento de su coste y la falta de personal para la recolección. Se destaca el notable incremento de los costes de producción del ajo en el campo con aumentos que varían de entre un 15% 40%. Así, se incide en el alza de la práctica totalidad de las partidas: energía, fertilizantes, mano de obra, renta de la tierra, etc. En líneas generales, se indica que dicho incremento de precios no se está repercutiendo en los precios del producto.
Respecto a la siembra de 2022, existe gran incertidumbre por la falta de lluvias y la escasez de agua de riego. En algunas zonas puntuales se ha iniciado la siembra aprovechando el agua sobrante del cupo anterior, si bien, en general, se está a la expectativa de ver cómo evoluciona la situación, para organizar y planificar de manera óptima la siembra. Debido a esta gran incertidumbre, la superficie a sembrar en 2022 se puede ver muy reducida.
Información completa:

http://www.juntadeandalucia.es/agriculturaypesca/observatorio/servlet/FrontController?action=RecordContent&table=12030&element=4185945

 

Fuente: Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía

Almería: moderación en los precios a la espera de la bajada de temperaturas que regule la oferta en Europa

El grupo de contacto hispano-franco-italiano-portugués de pera y manzana aborda el aumento de costes y el proyecto de Reglamento de uso de fitosanitarios

Alemania POS - Semana 47/2022