Lidl sigue reforzando su compromiso con el producto de la Comunitat Valenciana y con su internacionalización. La compañía se ha convertido en una de las principales plataformas de exportación para la industria agroalimentaria regional como demuestra el hecho de que, en solo un año, ha exportado a su red de puntos de venta internacional en una treintena de países el 88% de todo el producto hortofrutícola adquirido a proveedores de la Comunitat.

De este modo, durante 2021, la compañía ha realizado compras de frutas, verduras y hortalizas valencianas por valor de 355 millones de euros en total, de los que ha destinado más de 312 millones a su internacionalización (un 16% más respecto al año anterior). Así, la cadena de distribución se ha convertido en un aliado estratégico para proveedores, agricultores y hortelanos de la toda la Comunitat que, gracias a Lidl, cuentan con una salida con garantías para sus productos.

Impulso a la huerta valenciana

Cítricos, tomates o pimientos, entre una amplia variedad de frutas y verduras valencianas, destacan entre la inversión que ha realizado la marca en la comunidad autónoma, que le ha permitido distribuir, durante el último año, más de 320.000 toneladas de este tipo de productos de las huertas valencianas, de las que más de 276.000 se han destinado a la exportación (un 17% más respecto al ejercicio anterior).

Concretamente, Lidl compró en la región durante el pasado año unas 1.200 toneladas de tomates, más de 770 toneladas de pimientos y más de 300.000 toneladas de cítricos entre otras variedades hortofrutícolas como melones o patatas, para distribuir tanto en los establecimientos de la Comunitat como del resto del país y de Europa.

Apuesta por el producto valenciano: más de 3.000 millones de euros en cinco años

El compromiso que mantiene Lidl con el producto y proveedor de la Comunitat Valenciana viene de lejos, como queda patente en la importante inversión de más de 3.000 millones de euros en productos de Alicante, Castellón y Valencia, realizada por la compañía en los últimos cinco años. Año tras año, la compañía ha intensificado sus compras a proveedores locales, una inversión que ha experimentado un incremento del 73% desde 2017, año en el que Lidl compró artículos de la región por valor de más de 228 millones de euros, hasta el 2021, cuando esta cifra alcanzó los más de 844 millones de euros. Además de frutas, verduras y hortalizas, entre las compras que realiza en el territorio destacan los vinos con DO de la región, quesos, carnes y embutidos, entre otros artículos. La mayoría de éstos se comercializan de forma permanente y el resto de forma temporal según la temporada. Fuente u foto: Lidl