agronoticias.es

En lo que llevamos que campaña agrícola se han producido múltiples eventos meteorológicos extremos que, en el marco del cambio climático, están provocando pérdidas productivas, reducción de rendimientos y, por tanto, de ingresos, así como incrementos de gastos para tratar de paliar los efectos de dichas situaciones.

Según el último informe del Observatorio Europeo de la Sequía del JRC , la UE se esta viendo afectada por una ola de calor y una sequía extremas:

- La severa sequía que afecta a varias regiones de Europa desde principios de año continúa ampliándose y agravándose.
- La competencia por los recursos hídricos es alta y comenzó antes de lo habitual. El estrés por agua y calor ha reducido el rendimiento y el potencial de los cultivos. El suministro de agua puede verse comprometido en los próximos meses.
- Se pronostican condiciones más secas de lo normal para los próximos tres meses en grandes áreas de Europa. Estas condiciones cálidas y secas excepcionales en toda la UE significan que la producción de algunos cultivos, como el girasol, los cereales y el azúcar, estará "muy por debajo" de los niveles habituales.

No se puede dejar de mencionar las graves heladas de comienzos del mes de abril, la calima y el polvo sahariano, así como las lluvias persistentes han generado múltiples daños en diversas zonas productoras. A esta situación, hay que sumar otros eventos como los incendios que han afectado y están afectando a muchas zonas productivas, generando importantes pérdidas para personas agricultoras y ganaderas.

Sectores agrícolas

- Regadíos: se han dado importantes restricciones, que ya se iniciaron hace varios meses, en las dotaciones de riego en determinadas cuencas hidrográficas, especialmente en el oeste peninsular (Duero, Guadiana y Guadalquivir). Esto ha condicionado los cultivos a sembrar e incluso su desarrollo. Los detalles dependen de la cuenca. El calor del verano ha agravado todavía más la situación. En los regadíos de esas cuencas no se pueden plantar y regar los cultivos habituales, sino que hay que retirar tareas de riego o bien cambiar los cultivos por otros que necesitan menos agua, lo que está impactando en las producciones de verano. Cultivos como el arroz han visto como su superficie caía un 90% en zonas como Extremadura (de 21.300 has el año pasado a 2.100 has este año) por las restricciones para el agua de riego. Además, sustituir el tomate para industria y poner en su lugar un girasol para sacarlo adelante con un poco de agua supone dejar sin funcionamiento a toda la industria de transformación y manipulado de tomate que hay detrás, con implicaciones importantes, aparte de que el rendimiento económico de uno y otro no tienen nada que ver.

En secano, donde el agua es el factor limitante, se están viendo afectados en muchas zonas cultivos leñosos como el viñedo y el olivar, que incluso entran en paradas vegetativas y sufren problemas de cuajado de fruto.

- Frutas y hortalizas: en las zonas de regadío se ha producido una mayor necesidad de agua para riego, debido al elevado y continuado calor. Esto ha derivado en un mayor consumo energético. En otras ocasiones, no había disponibilidad para aportar dichos riegos lo que genera reducciones en los rendimientos e incluso pérdida de cultivos.

En concreto en la Fruta, si bien no hay problemas de disponibilidad de agua para riego, hay que regar más, lo que implica más costes. El problema en este sector fueron las heladas, que mermaron fuertemente la producción, y ahora el calor y los granizos. Aquellos caso que han padecido helada han tenido que afrontar gastos mínimos en la campaña, pero casi no tendrá ingresos. En el caso de las granizadas, sí que se han acometido gastos durante la campaña, pero con cobertura del seguro se verán parcialmente compensados.

En los Cítricos, se ha dado un incremento de necesidades de riego por el calor, lo que deriva en mayor gasto de agua y en energía (alrededor de un 30% más de consumo de inputs y el doble en el valor en energía y agua). Hay que sumar a esta situación un aumento del gasto en fungicidas por el exceso de lluvias en la primavera. Se está producción una reducción de rendimientos, con cosechas más cortas y más estrés de las plantas.

En Frutos Secos, a la importante caída productiva derivada de las heladas de abril que dejaron la previsión de cosecha en un 30% inferior al año previo, hay que sumar las importantes pérdidas sobre los rendimientos que están generando la falta de lluvias y las severas olas de calor. Esta situación es especialmente importante en los secanos, pero también los regadíos se están viendo afectados.
Información completo:

https://www.uaga-aragon.com/el-estres-por-la-falta-de-agua-y-el-calor-del-verano-reduce-los-rendimientos-en-los-cultivos-de-secano-hasta-en-un-80/

Fuente y foto: UAGA-Aragon

 

ASAJA Murcia valora con "sabor agridulce" la campaña de Fruta de Verano

La UNIÓ: A las puertas de otra campaña de cítricos con una cosecha por debajo de la media

LA UNIÓ de Llauradors - La fruta de verano puede llegar a ser testimonial