agronoticias.es

La Fundación Ingenio ha presentado internamente un estudio que La Fundación Ingenio celebró el pasado viernes su Asamblea General de Patronos, coincidiendo con su segundo aniversario.

Durante el encuentro su Comité de Dirección expuso el trabajo que lleva realizando la Fundación desde hace varios meses con técnicos y académicos de varias disciplinas para analizar los vertidos de aguas residuales que inciden en el problema del Mar Menor y determinar qué elementos son clave en la destrucción de la laguna.
Las mediciones aportadas por el equipo de técnicos ingenieros y académicos evidencian la existencia de factores como los fosfatos, el amonio, el E.colli y otros elementos químicos, imprescindibles para la degradación ambiental y mortandad de peces y obviados hasta el momento. Estos factores solo se pueden encontrar en las aguas residuales vertidas de forma sistemática y continuada desde distintas depuradoras, urbanizaciones sin red saneamiento y distintas ramblas como, por ejemplo, la Rambla del Albujón, denuncian desde la Fundación.
Dentro de los valores analizados y las muestras del laboratorio acreditado, surgieron cifras muy preocupantes de las muestras tomadas el día 17 de marzo de 2022 a la salida (aliviadero) de la Depuradora de Torre Pacheco. Una de ellas fue la alta presencia de E.Colli, con más de 80.000 unidades por cada 100 ml, cuando los niveles máximos aceptables son de 250 unidades por ml. Esto supone unos niveles de vertido 320 veces superior al umbral máximo permitido, cuya procedencia es exclusivamente de aguas residuales.

Creación de grupos de trabajo de la Fundación Ingenio

Durante la Asamblea acordaron la creación y puesta en marcha de dos grupos de trabajo para trasladar a las distintas administraciones competentes las conclusiones de los análisis realizados, con el objetivo de poner encima de la mesa todos los factores y medidas necesarias para buscar una solución definitiva a la situación del Mar Menor, atendiendo con especial urgencia a las aguas residuales y redes de saneamiento, incluyendo a las 27 depuradoras de los municipios ribereños.

En concreto, estos análisis ponen en evidencia la falta de coordinación entre administraciones que ha provocado que a fecha de hoy no se hayan tomado las medidas necesarias para solucionar cuestiones claves como:

1. La no recogida de agua por la rambla del Albujón.
2. El encubrimiento del mal estado de la red de saneamiento de los ayuntamientos rivereños, habiendo demostrado el equipo técnico una correlación directa entre la mortandad de los peces y las descargas de las depuradoras los días siguientes a las lluvias.
3. Las decenas de urbanizaciones ilegales sin punto de vertido que terminan filtrando a la laguna.
4. La existencia de 27 depuradoras, que en su mayoría no tienen ni la capacidad ni la infraestructura necesaria para el tratamiento correcto de aguas, produciendo vertidos directos al Mar Menor.
5. Vertidos sistemáticos en la rambla del Albujón.

Desde la Fundación Ingenio coinciden en que "basta ya de lucha de competencias para mantenernos a todos ocupados hasta las próximas elecciones. El campo se muere, el Mar Menor agoniza, y la solución no es destruir nuestra agricultura, sino ser capaces de mantener uno de los principales sectores de la región y reconstruir la laguna. En esto es en lo que tenemos que trabajar todas las partes y desde la Fundación hemos aportado soluciones desde el primer momento". Fuente: Fundación Ingenio