4 de abril de 2022.- El nuevo episodio de heladas de los últimos días ha originado ya en el campo valenciano unas pérdidas estimadas en más de 50 millones de euros, según el primer balance elaborado por LA UNIÓ de Llauradors, y que se suman a los 11 que ocasionaron ya las lluvias persistentes.

La bajada de temperaturas sufrida desde el pasado viernes a causa de una masa de aire ártico proveniente del norte de Europa ha provocado heladas de forma generalizada. Así, las heladas se han producido en casi todo nuestro territorio entre los días 1 al 4 de abril, fundamentalmente en las comarcas de interior de las tres provincias, como son Utiel-Requena, Rincón de Ademuz, Valle de Ayora y La Serranía en Valencia; l'Alcalatén, Alt Maestrat y Alt Millars en la de Castellón y El Comtat y l'Alcoià en la de Alicante. Sin embargo, también han dejado notar sus efectos en comarcas más próximas al mar como la Vall d'Albaida, Camp de Túria, Ribera Alta o l'Horta en la provincia de Valencia o l'Alacantí y la Marina Alta en la de Alicante.


En el balance de LA UNIÓ se considera que existen afectadas por las heladas una cifra superior a las 35.000 hectáreas. La provincia de València con el 64% de la superficie es la más afectada, seguida de la de Castellón con el 27% y Alicante con el 11%. Por comarcas, la más afectada es Utiel-Requena con el 17%, seguida de La Serranía y la Plana Alta con el 10% y el 9%, respectivamente
El mayor número de hectáreas afectadas, el 80%, son de almendros, un 10% de caqui, 9% de fruta de verano y cereza y el 2% de hortalizas (patata, cebolla y alcachofa). Sin embargo, las pérdidas principales se darán en caqui con el 50% que podrían incluso ser superiores si se confirman las perspectivas más negativas a lo largo de los últimos días. El 37% de los daños, al tratarse del cultivo con mayor extensión, corresponde a los almendros. La fruta de verano, que ya venía muy tocada de las lluvias de las últimas semanas, representa el 7% de los daños y las hortalizas, al ser la zona menos extensa, representan el 5%.


LA UNIÓ reclama una serie de ayudas para las personas afectadas por este episodio de adversidades climáticas, primero lluvias persistentes y ahora heladas, como la concesión de ayudas directas, el reparto gratuito de producto fungicida cicatrizante, la condonación del IBI de las parcelas cultivadas y construcciones presentes en ellas, la bonificación de las cuotas de la Seguridad Social durante un año, el establecimiento de préstamos con interés subvencionado y también una serie de actuaciones y ayudas para las cooperativas comercializadoras afectadas.
Los daños del siniestro de helada están cubiertos por el actual sistema de seguros agrarios y LA UNIÓ solicitará a Agroseguro la agilización urgente de la peritación de las parcelas siniestradas y que se ajusten a la realidad de los daños del cultivo. No obstante, tanto el seguro del almendro como el de hortalizas tienen una baja implantación entre los productores y por ello desde LA UNIÓ se propone que estas líneas tengan unas prestaciones más adaptadas a la realidad sectorial y unas primas asumibles en función del precio recibido por esas producciones.
Heladas por cultivos
Almendro
Los daños están muy generalizados en todas las comarcas, aunque hay algunas más afectadas que otras, en función de la orientación y la posición de la fruta en el árbol. Las comarcas de interior con mayor superficie de almendro afectado son las que poseen terreno cultivado. Utiel-Requena con el 23% es la comarca más afectada, seguida de La Serranía (13%) y Plana Alta (12%). El almendro ya viene muy afectado de las lluvias, por exceso de humedad y falta de sol desde el mes pasado.
Si entonces las variedades más afectadas fueron las más tardías que han tenido fuertes ataques de monilia, estas heladas se han centrado mayoritariamente en las variedades más tempranas que, al estar más avanzadas, no tuvieron tanta afección por la humedad, pero por el contrario sí las que más daños tienen por heladas.
Caqui
Las heladas están afectando, según el estado fenológico del árbol, a los brotes y a las yemas, pero también a aquellos frutos que están punteando. Las áreas más afectadas son los campos situados en zonas más bajas en la comarca productora de la Ribera Alta y La Costera. La afección esta desigualmente distribuida por árboles, puesto que la parte más baja tiene una mayor afección que la parte más alta
Fruta de verano
Las lluvias de marzo hicieron mucho daño a albaricoques, ciruelos, melocotoneros y cerezos en aquellas comarcas con mayor precipitación. Las heladas de estos días han acabado de rematar lo que se había salvado y además han afectado otras zonas donde no había habido daños y que ahora se observan de manera generalizada por todo el territorio
Hortalizas
Las hortalizas más afectadas son las que ya fueron muy dañadas por las lluvias del mes pasado. En concreto las cebollas y patatas que se habían salvado pero que estaban muy debilitadas por enfermedades fúngicas han hecho que los daños sean más elevados. Las alcachofas que ya se encuentran al final de la campaña y que rápidamente se deprecian comercialmente por los efectos del frío, también se han visto muy afectadas. Las comarcas de l'Horta, Camp de Túria y Baix Maestrat son las más afectadas.
Uva de vinificación
En el caso de la uva de vino, la mayor parte del viñedo aún permanece en yemas de invierno, lo que evitará daños generalizados.
Cítricos
En algunas zonas, más frías y muy concretas, se están observando daños en brotaciones, por lo cual es necesario esperar unos días para ver si su evolución va a más o aparecen daños en otras zonas en las cuales no se ha observado esa incidencia en estos momentos.
Aguacates
El cultivo del aguacate también se ha visto afectado, aunque, al ser de momento minoritario respecto al resto, los daños tampoco son tan elevados. Fuente y fotos:La Unió