Y es que quien tiene un limón, tiene un tesoro, ya que además es una fuente importante de vitamina C (50 mg por cada 100 g de fruta). Este nutriente, aparte de poner a punto el sistema inmunitario, contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento de vasos sanguíneos, huesos, cartílagos, piel, dientes y encías.

Con la Navidad, llega un periodo del año donde el sentimiento por compartir junto a familiares y amigos se manifiesta de una forma más enérgica. Sin embargo, no hay una única manera de celebrar estas fiestas, dado que unos optan por respetar las costumbres, mientras que otros prefieren innovar. Por ello, las cenas navideñas se han consolidado como uno de los rituales más comunes entre los españoles y el limón producido en Europa, que en su mayoría está cultivado en España, guarda un secreto para asistir como invitado estrella a tales celebraciones.

Se trata de su versatilidad, cualidad intrínseca que al mismo tiempo le ha encumbrado como uno de los alimentos más populares de la saludable dieta mediterránea. De hecho, este cítrico de color oro abarca un amplio abanico de posibilidades culinarias, las cuales van desde formar parte de cualquier tipo de entrante hasta ser el ingrediente principal del postre, sin olvidar que también es capaz de protagonizar diferentes cócteles y refrescos para saciar la sed más intensa.

Y es que quien tiene un limón, tiene un tesoro, ya que además es una fuente importante de vitamina C (50 mg por cada 100 g de fruta). Este nutriente, aparte de poner a punto el sistema inmunitario, contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento de vasos sanguíneos, huesos, cartílagos, piel, dientes y encías. De igual modo, ayuda a regenerar la forma reducida de la vitamina E, disminuir la fatiga y el cansancio, y optimizar la absorción del hierro.

Para poner en valor la versatilidad del limón europeo, el cocinero Stéphane del Río, que colabora en la campaña Welcome to the Lemon Age, ha creado una receta desde su restaurante Le Bistroman Atelier, situado en Madrid y especializado en la ‘nouvelle cuisine’ francesa. El chef ha compartido fogones con grandes de la cocina como Michel Guerard y Mario Sandoval, y ha pasado por varios establecimientos hosteleros con cinco estrellas como Hotel Meliá, Gran Hotel Bahía del Duque, Marriot Las Sella y Hotel Casa Suecia. En la actualidad, además de regentar Le Bistroman Atelier, es el dueño de los locales de comida asiática/japonesa Hotbao y Funkychen.

Puedes encontrar las recetas aquí:

https://thelemonage.eu/cook-drink/cook/