Esta semana se ha producido un incremento importante en las cotizaciones de berenjena y calabacín, y en menor medida en pepino. Son los cultivos más afectados por la bajada de las temperaturas, más sensibles al frío en cuanto a la producción se refiere.

Al mismo tiempo, las campañas locales europeas han finalizado por lo que la demanda se dispara en Almería. La berenjena larga tiene un primer corte de dos euros y remates de un euro con ochenta céntimos, mientras que la rayada se vende entre dos euros con catorce céntimos y un euro con setenta céntimos de euro el kilo. La oferta de calabacín se ha reducido de forma considerable y los nuevos trasplantes realizados a lo largo de noviembre no ofrecerán volúmenes significativos hasta finales de diciembre. El calabacín fino asciende hasta dos euros con veinte céntimos y tiene remates de un euro con ochenta céntimos, y el gordo se vende entre un euro con ochenta y un euro con sesenta céntimos de euro el kilo.

Respecto al pepino, la producción holandesa está finalizada y su reducida oferta se centra en los calibres pequeños. Las comercializadoras de Almería y de Granada son los principales proveedores de los supermercados europeos en este período, completando la oferta pequeñas cantidades de producto de Holanda, Bélgica y Marruecos. El pepino largo cotiza de media un euro, el corto negro oscila entre un euro y setenta y cinco céntimos y el tipo francés tiene un primer corte de noventa céntimos y finaliza las ventas en torno a setenta y cuatro céntimos de euro el kilo. Las judías verdes también disparan sus cotizaciones siendo la de mayor valor la strike con precios que van desde seis euros con cincuenta a cinco euros el kilo. La judía emerite tiene una media de cuatro euros con cuarenta y el tipo helda cotiza entre cuatro euros con quince céntimos y tres euros el kilo. El tomate mantiene las altas cotizaciones de esta campaña siendo el de mayor valor el tipo rama con una media de un euro con treinta céntimos, el pera se vende entre un euro con veinte céntimos y un euro el kilo, mientras que el larga vida oscila entre un euro y noventa céntimos de euro el kilo.

En cuanto al pimiento, el producto mayoritario en las últimas campañas en Almería, las cotizaciones son moderadas para las fechas en las que nos encontramos. La producción de Holanda está prácticamente finalizada y su escasa oferta se centra en frutos de pequeño calibre y escasa calidad que no ofrecen competencia a la producción andaluza. La gran distribución europea se encuentra abastecida principalmente por pimiento andaluz, existiendo una limitada oferta de Turquía, Bélgica, Holanda y Marruecos, según el Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía. El pimiento tipo california verde tiene un corte medio de ochenta y cinco céntimos, el tipo california rojo se vende entre un euro y ochenta céntimos, y el tipo california amarillo tiene una media de setenta y cinco céntimos de euro el kilo. El pimiento lamuyo rojo se mantiene estable en precios que van desde un euro con sesenta a un euro con veinte céntimos, y el verde cotiza entre un euro con veinte céntimos y noventa céntimos de euro el kilo. El italiano verde inicia las ventas en un euro con quince céntimos y finaliza en torno a noventa céntimos, y el rojo tiene una media de sesenta céntimos de euro el kilo. R.P.