agronoticias.es

(R.P.) La inestabilidad sigue reinando en los mercados de origen almerienses, con oscilaciones en las cotizaciones, aunque uno de los productos que mejor rentabilidad está obteniendo en las últimas semanas es el tomate.

El tipo liso se vende a una media de setenta céntimos, el tipo larga vida tiene un primer corte de setenta y siete céntimos y remates de cincuenta y cinco, y tomate ramo alcanza una media de ochenta céntimos de euro el kilo. Frente a estos precios se encuentra la berenjena que se encuentra en plena producción, en el caso del tipo larga oscila entre cuarenta y veinticinco céntimos de euro y el tipo rayada tiene un primer corte de cincuenta y siete céntimos y remates de veinte céntimos de euro el kilo.

Los cultivos de pimiento california y lamuyo están en plena recolección, mientras que el tipo italiano están en una fase más incipiente. El lamuyo rojo alcanza primeros cortes de dos euros con cincuenta cénitos y tiene remates de un euro con noventa céntimos y el verde registra una media de un euro el kilo. El tipo italiano verde oscila entre ochenta y cuarenta céntimos de euro. Del conjunto de pimientos california el rojo es el de mayor valor con cortes que van desde un euro a setenta céntimos, el amarillo tiene una media de cincuenta céntimos y el california verde cotiza entre setenta y cincuenta céntimos de euro el kilo. La judía strike sigue con altos precios con un primer corte de cuatro euros con veinte y remates de dos euros con cincuenta céntimos, la judía rastra tiene una media de tres euros con cincuenta céntimos y la judía helda se vende entre tres euros con treinta y dos euros el kilo.

El pepino largo está en plena recolección, mientras que los tipos francés y corto negro están más retrasados. Las cotizaciones no están siendo positivas para el tipo largo que esta semana baja hasta cortes de entre treinta y cinco y veinte céntimos, el pepino francés oscila entre treinta y cinco y veinte céntimos y el pepino corto negro tiene un primer corte de un euro y finaliza las ventas en torno a ochenta céntimos de euro el kilo. Muchos agricultores han optado por retirar los cultivos de calabacín al estar ya las plantaciones agotadas y los bajos precios de las últimas semanas. El calabacín gordo desciende hasta valores de entre sesenta y treinta céntimos y el fino oscila entre noventa y cincuenta céntimos de euro el kilo.

En las próximas semanas con un previsible descenso de las temperaturas se espera se regule un poco la producción y se active la demanda de productos desde Europa donde aún queda producción propia, como es el caso del pepino. La llegada del frío incrementará el consumo de hortalizas como el calabacín y berenjena y favorecerá las cotizaciones en origen.

Almería: importante subida de los precios del tomate por al dispararse la demanda