agronoticias.es

 

FEPEX rechaza la nueva ampliación del veto ruso a las importaciones de productos alimentarios procedentes de la Unión Europea, Estados Unidos y otros países occidentales, anunciada este lunes,

ya que supone mantener cerrado el que fuera primer mercado no comunitario de las frutas y hortalizas españolas, sin que se hayan consolidado nuevos mercados alternativos fuera de Europa.

La medida es negativa y esperada, según FEPEX, ya que el pasado mes de junio, el Consejo de la UE informó de que las sanciones sectoriales que la UE venía aplicando a Rusia desde 2014 por la desestabilización de Ucrania se prorrogaban hasta el 31 de enero de 2022 y se esperaba que Rusia respondiera en el mismo sentido.

El veto ruso a los alimentos comunitarios, incluidas las frutas y hortalizas frescas, se inició en agosto de 2014 y tras más de siete años desde su inicio las consecuencias siguen notándose. Aunque la Comisión Europea habilitó medidas durante los primeros años para compensar los daños ocasionados, en opinión de FEPEX, el sector sigue sufriendo la desaparición del que era su principal mercado no comunitario. En 2013, antes del veto, la exportación directa de frutas y hortalizas españolas a Rusia totalizó 230.729 toneladas, abarcando una amplia gama de productos.

En este tiempo no se han consolidado mercados fuera de la UE y de Europa que compensarán el cierre del mercado ruso. De hecho, las exportaciones españolas de frutas y hortalizas frescas a países terceros se mantienen en volúmenes que no superan el 4% del volumen total exportador por España.

Este año, además, con datos del primer semestre, las ventas fuera de Europa han retrocedido aún más, un 21% en volumen y un 24% en valor respecto al mismo periodo de 2020, totalizando 178.410 toneladas y 199,5 millones de euros, representando el 2% del total exportado por España. Fuente: Fepex