En relación a la decisión del Servei Català de Trànsit anunciada el pasado viernes de prohibir la circulación de vehículos de transporte de más de 7,5 toneladas por la AP-7 en Cataluña durante determinadas horas de los fines de semana del mes de septiembre,

AECOC, la Asociación de Empresas del Gran Consumo que reúne a más de 30.000 empresas usuarias del transporte, desea manifestar que:
• Se trata de una medida poco calibrada y de gran impacto, tanto para el sector del transporte como para todas las empresas usuarias del transporte de mercancías por carretera y del conjunto de la sociedad.
• La restricción a la circulación de camiones los domingos supone un gran perjuicio para todos los sectores económicos, ya que por esta vía circulan 13.000 vehículos de transporte de mercancías los fines de semana.
• La medida afecta especialmente al suministro de productos básicos, ya que los domingos son días esenciales para el reparto y reposición de las ventas del fin de semana en los establecimientos de todo el país.
• Los problemas de congestión de la AP-7 no son ocasionados por el transporte de mercancías que, no obstante, resulta el principal perjudicado. Por tanto, esta medida contribuirá muy poco a la hora de eliminar la congestión del tráfico y, por el contrario, tendrá un gran impacto en las empresas.
• El anuncio de la medida en el día de hoy (viernes 10 de septiembre) se ha tomado de manera precipitada, de espaldas al sector y sin el tiempo mínimo necesario para que las empresas puedan ajustar sus flujos de transporte.
• Se trata además de una medida injustificada y que compromete el transporte de mercancías y la competitividad empresarial, ya que el 60% de las exportaciones españolas por carretera pasan por la AP-7.
Por todas estas razones, AECOC solicita al Servei Català de Trànsit reconsiderar la decisión tomada y no repercutir el impacto del levantamiento de los peajes sobre las empresas y los transportistas perjudicando a un sector clave para nuestra economía y sociedad.