agronoticias.es

El GfK-Konsumklimastudie ha dado a conocer los resultados del clima de consumo para Alemania para octubre 2016. Según el mismo, este octubre, el ánimo de los consumidores ha evolucionado de forma dispar.

Mientras que las previsiones coyunturales, tras tres retrocesos consecutivos, vuelve a crecer, las previsiones de ingresos personales como la intención de realizar grandes compras retroceden de nuevo. El indicador total del clima de consumo prevé para noviembre 9,7 puntos tras los 10,0 puntos en octubre. Con ello el indicador baja por debajo de los 10 puntos por primera vez desde junio 2016.

Según se recoge en el estudio en relación a las previsiones coyunturales y el desarrollo de la economía, parece ser que los consumidores ya han digerido la decisión de los británicos de salir de la UE. Tras la decisión del Brexit, el indicador cayó tres veces consecutivas. A su vez las últimas previsiones del gobierno alemán dadas a conocer a principios de octubre que anuncian que la economía alemana este año crecerá un poquito más de lo previsto en primavera. El gobierno lo confirma a pesar del complicado entorno económico internacional marcado por unos precios de crudo bajos y grandes esfuerzos para controlar la crisis de refugiados. Por otro lado el mercado de trabajo en Alemania se encuentra en una situación excelente, los ingresos de los hogares privados evolucionan de forma muy positiva. Consecuentemente el gobierno ha aumentado la previsión de crecimiento de 1,7 a 1,8%. Para el próximo año se parte de un crecimiento del Producto interior bruto de 1,4%.
En relación a los ingresos personales, a pesar del retroceso del optimismo, este valor se mantiene fuerte. Uno de los motivos que se cita para el descenso es que los consumidores consideran que el tiempo con precios bajos del crudo llegan a su fin lo que supondrá una pérdida de poder adquisitivo.
El retroceso de las previsiones de ingresos personales es claramente también un motivo para el retroceso de la intención de realizar grandes compras. Influye también un aumento en la intención de ahorro. Pero no por ello se puede hablar del fin del ánimo de consumo, se apunta en el estudio, pues el nivel del indicador sigue siendo muy bueno. Con un mercado de trabajo estable y unos ingresos sólidos, la demanda interna va a seguir siendo un pilar importante del futuro desarrollo de la economía en Alemania. Fuente - gfk