La Asociación Nacional de Productores y Comercializadores de Ajo, ANPCA, prevé una buena campaña de comercialización favorecida por la buena calidad del producto, siempre y cuando las condiciones climáticas continúen siendo favorables, según las estimaciones de esta asociación, integrada en FEPEX.

El clima seco y caluroso ha acompañado el inicio de la recolección en Andalucía, la región más adelantada y la principal provincia, lo que ha favorecido que el ajo tenga una calidad excepcional, que favorezca su comercialización, según el presidente de ANPCA, Amador Gálvez. Por otra parte, las existencias en los almacenes son escasas por lo que el "ajo nuevo tiene un mercado prácticamente vacío por delante"; "sólo la climatología y la producción de China, el mayor productor del mundo, pueden afectar a esta situación", según el vicepresidente de ANPCA, Antonio Escudero.

Los asociados de ANPCA consideran que la nueva campaña permitirá recuperar la situación pésima de las dos anteriores. Y a ello contribuirá también que el mercado de Brasil siga abierto a las exportaciones comunitarias, después de que no entrara en vigor la subida del arancel anunciado por este país sudamericano y que hubiera supuesto la paralización de las exportaciones.

En 2018, la exportación española de ajo descendió tanto en volumen como en valor debido al retroceso en los principales mercados como Alemania y Francia. La exportación se situó en 151.731 toneladas, un 8,5% menos que en 2017, con un valor de 234,8 millones de euros (-25%), según datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales, procesados por FEPEX. Las ventas en Alemania, el primer destino del ajo español, se situaron en 39,6 millones de euros, un 12% menos que en 2017 y las dirigidas a Francia se situaron en 33,7 millones de euros, un 11% menos.

Este año y con datos relativos al primer trimestre, la exportación se ha situado en 40.757 toneladas, un 14% más que en el mismo periodo de 2018, por un valor de 62,2 millones de euros (+4%). Fuente: Fepex