agronoticias.es

(R.P.) La primera quincena del mes de marzo no está siendo positiva para los agricultores que cuentan en sus invernaderos con calabacín y berenjena, ya que en ambos casos no superan los cuarenta céntimos por lo que los productores no cubren los costes de producción.

El volumen de calabacín se ha incrementado debido a las condiciones meteorológicas. El tipo gordo se vende entre treinta y cuatro y veinte céntimos de euro el kilo. En el caso de la berenjena larga, mayoritaria en la provincia, inicia las ventas en treinta céntimos y registra últimos cortes de quince céntimos de euro el kilo. Tal y como indican responsables comerciales, el clima favorece el aumento de kilos y se intensifica el desequilibrio entre la oferta y la demanda. Además, han finalizado los programas de venta suscritos con la gran distribución europea y al mismo tiempo arranca la campaña en Holanda y Bélgica, aunque con volúmenes poco representativos.

El tomate continúa una semana más con oscilaciones en sus precios, siendo el tipo larga vida verde el de mayor valor con un corte medio de setenta céntimos, le sigue el tipo pera que se vende entre ochenta y cincuenta céntimos, y el ramo que comienza las ventas en sesenta céntimos y tiene últimos precios de cuarenta céntimos de euro el kilo. A partir de la próxima semana se incrementarán los volúmenes de tomate ya que entrarán en producción las nuevas plantaciones de primavera. Las judías verdes descienden de precio destacando la strike con una media de cuatro euros. La judía helda se vende entre tres euros con sesenta céntimos y dos euros con veinte céntimos, y la emerite tiene un corte medio de dos euros con ochenta céntimos de euro el kilo.

En cuanto al pepino, durante los últimos días el largo ha subido hasta precios de entre cincuenta y cinco y treinta céntimos de euro. El pepino francés registra cortes que van desde setenta a cuarenta y ocho céntimos, y el corto negro inicia las ventas en sesenta céntimos y finaliza en cuarenta céntimos de euro el kilo. En cuanto al pimiento, la escasez de california verde ha provocado que se incrementen las cotizaciones hasta primeros precios de un euro con cincuenta y cinco céntimos y remates de un euro con veinte céntimos. El california rojo cotiza entre ochenta y siete céntimos y setenta céntimos de euro el kilo, mientras que el amarillo tiene un precio medio de sesenta y seis céntimos de euro el kilo. El lamuyo verde también cotiza con altos valores de entre un euro con treinta céntimos y un euro el kilo, y el rojo inicia las ventas en un euro con treinta y cinco céntimos y tiene remates de un euro con diez céntimos de euro el kilo. El italiano verde sigue con precios muy rentables que van desde un euro con treinta a un euro el kilo.

Almería: desciende berenjena y calabacín por la baja demanda