agronoticias.es

El proyecto AP-WASTE financiado por el FEADER y el MAPA, y creado por el Grupo Operativo integrado por: ASAJA, SIGFITO, REPSOL, CEBAS-CSIC, ITENE CENTRO TECNOLÓGICO y UNIVERSIDAD MIGUEL HERNÁNDEZ, se ha convertido en una referencia mundial en el ámbito del tratamiento y valorización de plásticos fuera de uso a través de su tratamiento con combinaciones específicas de insectos y microorganismos.

Por su alcance (5 tipos de agroplásticos), por la cantidad de muestras y variables a analizar (más de 1.500) y por la cantidad de puntos donde se realizarán los experimentos (6 laboratorios y granjas de cría de insectos), el proyecto AP-WASTE supone el mayor experimento a nivel mundial realizado hasta la fecha para la bio-valorización de plásticos fuera de uso.

El proceso completo comenzará con la recogida de plásticos fuera-de-uso, procedentes de distintos tipos de cultivos. A continuación se realizarán distintos tipos de pre-tratamientos tanto físicos como químicos para acelerar los procesos de biodegradación previa a la actuación de los insectos. Por último, los insectos bio-degradarán los plásticos, gracias a los microorganismos propios de su sistema digestivo, descomponiendo y haciendo desaparecer un porcentaje importante de los agroplásticos.

Otra de las habilidades de los insectos, utilizados como medio de valorización de residuos, es su capacidad de adaptación a los alimentos disponibles y que les ha convertido en la especie animal más adaptada y extendida de la naturaleza. Gracias a ello los insectos son capaces de convertir casi cualquier residuo orgánico y muchos de los inorgánicos en productos de alto valor añadido.

Sacar plásticos contaminantes de la cadena e introducir materias primas para la fabricación de bioplásticos
El reto no es menor: más del 79% de los residuos de agroplásticos se acumula en el suelo (suelos productivos y entornos naturales próximos). Según la UE más de 12 millones de toneladas de agroplásticos se acumularán en el medio ambiente para 2050.

AP-WASTE propone que nuestros agricultores se conviertan en recolectores de sus propios residuos plásticos y que esa "buena práctica medioambiental" pueda ser bonificada económicamente.

Además AP-WASTE sacará del "círculo" a los plásticos contaminantes y los convertirá en potenciales materiales para que los fabricantes de plásticos accedan a esa materia prima para la generación de bioplásticos más sostenibles y respetuosos con el medioambiente. Para obtener estas materias primas los insectos convertirán una gran cantidad de plásticos fuera de uso en quitina, una proteína presente en sus exoesqueletos y que puede ser empleada en la fabricación de bioplásticos.

AP-WASTE además de proponer un medio biotecnológico para hacer desaparecer plásticos contaminantes, propone convertirlos en beneficio tanto para fabricantes como para los propios agricultores y las industrias verdes (reciclaje, valorización, etc) ofreciendo una alternativa real a la valorización energética de los residuos (largamente cuestionada como medio de valorización por la UE).

Los insectos convertirán el plástico en quitina, en biofertilizantes de alta calidad y en otros productos para su utilización en otras aplicaciones no-alimentarias: recuperación de nutrientes, recuperación de metales, biorremediación de suelos contaminados, etc.

Un proyecto de máximo impacto bio-económico
El impacto de la potencial puesta en marcha del proyecto en la agricultura española supondría:
- La retirada y valorización de más de 220.000 toneladas/año de plásticos acumulados en el suelo productivo.
- La reducción potencial de emisiones en la agricultura de 1.367,89 toneladas de CO2 y de 866,64 toneladas de amoniaco.
- La generación de riqueza en entornos rurales en más de 200 millones de euros anuales.
- La generación de más de 22.000 puestos de trabajo en entornos rurales gracias a la valorización de residuos no solo plásticos sino también residuos orgánicos procedentes de otras actividades.

Por todo ello la aplicación de las soluciones técnicas incluidas en el proyecto AP-WASTE podría contribuir a que nuestro sector primario nacional se convierta en una referencia mundial en la aplicación de modelos de Economía Circular con alto impacto bio-económico. Fuente:Cooperativas agro-alimentarias Foto: AP-Waste