Las dificultades logísticas para el reparto de perecederos aconsejaban realizar una donación en metálico. La recaudación lograda entre los asociados se ha ingresado ya a Cáritas Diocesana y a la Casa de la Caridad de Valencia

El Comité de Gestión de Cítricos (CGC) ha donado a cuatro entidades benéficas de la Comunidad Valenciana 40.000 euros para financiar su acción solidaria. Fue el pasado día 14 de abril cuando se procedió a realizar el ingreso a Cáritas Diocesana de las tres provincias así como a la Casa de la Caridad de Valencia, organizaciones que en las últimas semanas han redoblado sus esfuerzos para atender a los damnificados por la crisis ocasionada por el Covid-19. De igual manera, varios operadores han participado, en otra acción paralela promovida por el CGC, en una segunda donación de 5 toneladas de mandarinas, que desde la semana pasada y durante la presente se están distribuyendo entre tales entidades así como entre diversas residencias de personas mayores, gracias a la ayuda de voluntarios de Cruz Roja Española.

Además de con las organizaciones citadas, el CGC contactó igualmente con algunos bancos de alimentos que también están trabajando intensamente para atender a las familias que, a causa del confina-miento y del parón económico, sufren necesidad y han pasado a estar en riego de exclusión social. En tales conversaciones se pudo contrastar las dificultades logísticas para almacenar productos perecederos manteniendo las medidas de bioseguridad para prevenir el contagio del coronavirus y para repartir después ése género entre los damnificados. De ahí que algunas de estas entidades hayan reorientado parte de su acción solidaria a la entrega de vales de comida canjeables en supermercados, cuyas principales cadenas también están colaborando solidariamente o al reparto de lotes de alimentación seca. Atendiendo a estas circunstancias, el CGC decidió compatibilizar la donación de fruta con la entrega de dinero para así ganar en eficiencia.

A las entregas de mandarinas en nombre del CGC cabría añadir las donaciones de cítricos que, a título particular, han realizado diversas empresas también asociadas y que normalmente se efectúan en el propio municipio donde se ubica el almacén de confección para así facilitar su distribución.   Fuente - cgc