agronoticias.es

Los productores de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Poma de Girona prevén este año una cosecha de 88.500 toneladas de manzanas. La cifra es un 13% inferior a la de 2021, año en el que se registró una producción de total de 101.750 toneladas de manzanas, la cifra récord desde la creación de la IGP.

La producción de este 2022 sería una de las tres más altas de la última década. La climatología calurosa de este año favorecerá una manzana "más dulce" pero algunas variedades les "costará tener un tono tan rojizo". Los productores gerundenses aplican, desde hace años, diferentes técnicas para adaptarse y hacer frente al cambio climático, como la instalación de redes para evitar los golpes de sol, la búsqueda de variedades adaptadas a climas cálidos, la sustitución de fertilizantes de origen y implantación de cubiertas vegetales. Poma de Girona, que este año ha llegado prácticamente a las 2.000 hectáreas, ha iniciado la cosecha hoy en un acto en el IRTA-Mas Badia, en Canet de la Tallada (Baix Empordà, Girona), que ha contado con el periodista y escritor Rafel Nadal como invitado.

Poma de Girona está formada por 78 familias productoras de las empresas Girona Fruits, Giropoma Costa Brava y Fructícola Empordà. En 2021 registraron una producción de total de 101.750 toneladas de manzanas, su cifra récord. En 2022 no se prevé que la producción supere el récord, pero se calcula que, hasta noviembre, recogerán 88.500 toneladas, según datos de la Asociación Empresarial de Fruta de Catalunya (Afrucat). Supondrá la tercera cifra más alta de la última década (después de la de 2021 y 2014). "Será una producción importante. A pesar de las dificultades de coloración en las variedades bicolores, se espera una manzana buena y de calidad en nivel de dulzura y de calibre medio de la fruta", explica Joan Bonany, director del IRTA-Mas Badia. La producción de Poma de Girona es muy relevante en el ámbito catalán y español. Obtiene el 39% de la producción de Catalunya y casi el 20% de España (1 de cada 5 manzanas producidas en España son de Girona).

Poma de Girona "ofrecerá a los consumidores, un año más, una producción segura, de calidad y de proximidad", añade Jaume Armengol, presidente de Poma de Girona. Poma de Girona cultiva cuatro variedades. La Golden encabezará, de nuevo, la producción (28.310 toneladas), seguida de la Gala (20.940 toneladas), la Granny Smith (13.430 toneladas) y las variedades rojas (7.670 toneladas). Otras variedades como la Fuji (8.530) y la Cripps Pink (7.450 toneladas) también se cultivan en Girona.

Adaptación al cambio climático y a su mitigación

La temporada 2022 se ha caracterizado por alcanzar temperaturas muy altas durante largo tiempo, desde mayo, y esto incidirá en producir una manzana "más dulce". Por el contrario, "las variedades bicolores tendrán dificultades para desarrollar el color", como la Gala o la Red Delicious. El clima cálido y seco ha facilitado también el control de las enfermedades de origen fúngico. Poma de Girona lleva años adaptándose al cambio climático y a mitigar sus efectos. Participan en programas de obtención de nuevos tipos de manzanas adaptadas a temperaturas estivales altas y cambian variedades: el 60% de la superficie de la variedad Gala ya es de una cepa con mayor expresión de color. Además, han instalado redes que evitan el efecto de las temperaturas máximas y han reducido el consumo de agua y de la huella hídrica mediante el programa Giroreg, reconocido recientemente en los Premios Catalunya Impacta. Se trata de una herramienta que hace una recomendación de riego, permite reducir hasta un 30% el consumo de agua y energía de los motores de riego y proporciona manzanas de mayor calidad. Poma de Girona también ha sustituido al fertilizante mineral por la fertilización de origen orgánico para reducir la huella de carbono. Desde hace años han implantado las cubiertas vegetales entre las hileras de manzanos y han incorporado restos de poda para favorecer el secuestro de carbono en el suelo (el carbono queda atrapado en el suelo y, por tanto, no contribuye a los gases de efecto invernadero).

Armengol anima a "comprar el producto de proximidad y apostar por la sostenibilidad. Lo que ponemos en el plato puede tener un impacto muy grande en el cambio climático. Comer Poma de Girona también es luchar contra el calentamiento global y reducir la huella de carbono de los alimentos que consumimos".

Rafel Nadal recoge simbólicamente la primera manzana

El periodista y escritor Rafel Nadal ha recordado que "mi primer sueldo, como mucha gente de mi generación, fue recogiendo manzanas por esta zona; Albons, Bellcaire, Aiguaviva.... Y después recorrí los campos de manzanos con una empresa que buscaba agua". Nadal, que tiene un huerto con manzanos, ha afirmado que es "fan de la variedad Golden, de la más tardía, ya que es más blanda" y ha defendido el consumo de los productos de proximidad: "Cuando comes producto natural, como son las manzanas de Girona, te da un placer enorme sabiendo el proceso y los años de historia que hay detrás".Fuente y foto: Poma de Girona