agronoticias.es

El sistema desarrollado por el IRTA permite trabajar en todas las plántulas a la vez, y de esta forma lograr en 5 minutos lo que antes se hacía en media hora

A través de nuestro laboratorio de cultivo de plantas in vitro del programa de Fruticultura, en IRTA hemos desarrollado un biorreactor diseñado para la propagación in vitro de plantas o para la producción de esquejes, bautizado con el nombre de GreenTray® (patente concedida a España ES2763637B2 y solicitada a los Estados Unidos y México). Este biorreactor reduce el nombre de operaciones necesarias, lo que permite reducir en un 80% el tiempo de manipulación del material vegetal y, por lo tanto, los costes, así como el riesgo de contaminación del material.

GreenTray® tiene un diseño simple, y está formado por un matraz de vidrio o plástico y una bandeja en material plástico que se acopla al matraz; un tubo de entrada y salida suministra el nutriente líquido. Gracias a este diseño, el material vegetal queda perfectamente anclado a la bandeja y proporciona seguridad durante su manipulación y sin necesidad de tocarlo. La bandeja de plástico con el material vegetal se encuentra todo el rato dentro del matraz, y no se quita hasta que éste se manipula. Cuando se tiene que operar, se quita toda la bandeja entera, sin utilizar ni bisturí ni pinzas, y se trabaja con toda la bandeja a la vez. De esta forma, la manipulación de los brotes se hace de forma conjunta y no uno a uno como en los otros sistemas, lo que supone un enorme ahorro de tiempo y de economía de producción.

«La mano de obra supone el 80% del coste de la propagación, y GreenTray® permite hacer en 5 minutos el trabajo que se hace normalmente en media hora», comenta Ramon Dolcet, investigador del IRTA del programa de Fruticultura. «Quitar las plántulas todas a la vez, poder girarlas sin que se caigan y trabajarlas todas de una vez son las principales ventajas del sistema», explica.

Se pueden hacer módulos móviles con 21 GreenTray® por unidad, que se pueden poner en habitaciones climatizadas, i solo quitarlos cuando sea necesario manipularlos. En conjunto, un módulo móvil de este tipo puede mantener unos 4.000 brotes de portainjerto de melocotonero. Un conjunto modular de varias unidades GreenTray® reducirá la superficie de las cámaras de crecimiento necesarias y facilitará el movimiento de los matraces des de las cámaras de cultivo hasta las cámaras de campana de flujo estéril. GreenTray® es un diseño que se puede desplazar mecánicamente y que permite orientar el material vegetal a cortar con una hoja o haz láser.

Un antes y un después para las empresas

El mercado mundial de invernadero, viveros y flores generó más de 290.000 millones de euros el 2020. El volumen de negocio de la propagación representa unos 250 millones de euros (un 0,1% del total), un volumen que podría incrementarse gracias a la implantación de una tecnología que facilite la manipulación, como es GreenTray®. Los desarrolladores del sistema GreenTray® creen que cambiará la forma de trabajar en las empresas y marcará un antes y un después en el tiempo de trabajo necesario.

La propagación de plantas in vitro se utiliza en el sector de los árboles frutales a causa de la necesidad de una producción continua de plantas, el mantenimiento de un nivel sanitario elevado en las plantas producidas y para facilitar su transporte internacional. Además, obtener plantas de buena calidad es un requisito para garantizar la aclimatación y el crecimiento en condiciones de invernadero.

Uno de los principales escollos económicos en la producción de plantas in vitro son los costes laborales, que pueden representar hasta el 80% del coste de producción. Es por este motivo que la propagación in vitro de las plantas se hace principalmente en Asia o Sudamérica, por sus bajos costes laborales.

El desarrollo de un módulo formado por varias unidades GreenTray® ayudará a su introducción en los nuevos laboratorios de cultivo in vitro de planta.

Un producto también útil en el hogar

GreenTray® no solo tiene aplicaciones en el sector de la investigación o del viverismo profesional. El dispositivo se podría utilizar como electrodoméstico para el hogar o los restaurantes después de incorporar un temporizador compacto, una bomba de aire y una fuente de energía. Una de las aplicaciones sería la de germinación de semillas para el autoconsumo. Fuente y foto: irta