(R.P.) Esta última semana se ha producido un incremento en las cotizaciones de todos los tipos de pimiento. Las plantaciones de ciclo largo no disponen de suficiente producto en la planta y se estima que la producción comercializada desde el inicio de la campaña se aproxima al setenta por ciento del total previsto.

El tipo california amarillo se vende entre un euro con sesenta y un euro con veinte céntimos, el rojo tiene un primer corte de un euro con veinte y remates de un euro y el verde registra un precio medio de un euro con veinte céntimos. El lamuyo rojo inicia las ventas en torno a un euro y tiene remates de setenta y cinco céntimos de euro, mientras que el verde alcanza un euro con cuarenta céntimos y tiene últimos precios de un euro con diez céntimos de euro el kilo. El italiano verde oscila entre un euro con cuarenta y cinco y un euro el kilo, mientras que el rojo tiene un corte medio de sesenta y seis céntimos de euro el kilo.

Todos los tipos de tomate también han recuperado valor esta última semana, las cantidades comercializadas se han estabilizado tras el incremento de género que tuvo lugar en las últimas semanas de enero y la primera de febrero. Se han recuperado los niveles de producción habituales en estas fechas, tras el freno productivo de enero. Destaca en estas fechas la competencia en los mercados con Marruecos y Turquía que siguen incrementando la entrada de su producto a Europa principalmente en mercados como Alemania, Reino Unido y Polonia. El tomate pera se vende entre sesenta y cinco y cincuenta céntimos, el tipo ramo tiene un primer corte de sesenta céntimos y remates de treinta céntimos, el tipo liso oscila entre cincuenta y treinta céntimos y el tipo larga vida tiene un corte medio de cuarenta y cinco céntimos de euro el kilo.

Las cotizaciones del pepino largo han descendido hasta una media de treinta céntimos de euro, el corto negro se mantiene con valores rentables que van desde un euro a ochenta y cinco céntimos, y el francés oscila entre un euro con diez y ochenta céntimos de euro el kilo. En cuanto a la berenjena el tipo larga ha bajado hasta cortes que van desde sesenta a cuarenta y cinco céntimos, mientras que el tipo rayada logra un primer corte de un euro con cuarenta céntimos y finaliza las ventas en torno a noventa céntimos de euro. Hasta este mes se ha comercializado en torno al 55% del volumen de berenjena de esta campaña, ya se han retirado las plantaciones más tempranas para realizar un segundo cultivo. El calabacín no está atravesando una buena época comercial y no consigue recuperar rentabilidad. Tanto el fino como el gordo registran valores que van desde cincuenta a treinta céntimos de euro el kilo. Las judías verdes se mantienen con precios elevados destacando la perona roja con una media de nueve euros, el tipo rastra con un corte medio de doce euros, la strike se vende entre cinco y dos euros con setenta céntimos y la judía helda tiene un corte medio de cuatro euros con cincuenta céntimos de euro el kilo.