agronoticias.es

(R.P.) La demanda de tomate y la escasez de producto han provocado una subida importante en las cotizaciones de todos los tipos. El tomate liso se vende entre un euro con veinte y un euro el kilo, el tipo larga vida inicia las ventas en torno a un euro con quince céntimos y finaliza en setenta y ocho céntimos, y el tomate pera oscila entre un euro con treinta y noventa céntimos de euro el kilo.

Casi toda la superficie está plantada en estas fechas en la zona de Níjar, principal productor de esta hortaliza en la provincia de Almería, donde descienden los cultivos de tomate y aumentan los de calabacín, con menos gastos este último para el agricultor.

El resto de las hortalizas se mantienen en la línea de la semana pasada, con precios rentables, con ligeras oscilaciones al alza debido a que la producción que llega en estas fechas a los centros de comercialización es menor. La berenjena larga se vende entre un euro con treinta y un euro el kilo, y el tipo rayada tiene un primer corte de un euro y finaliza las ventas en torno a setenta céntimos de euro el kilo. En el caso del calabacín, hay un ligero descenso, tanto el fino como el gordo registran cortes que van desde ochenta y cinco céntimos a sesenta céntimos de euro el kilo.

El pepino, en todos sus tipos, también ha subido de precio. El corto negro se vende entre noventa y cinco y setenta céntimos, el pepino largo alcanza cortes de un euro y tiene remates de ochenta y cinco céntimos, y el pepino francés se vende entre noventa y setenta y cinco céntimos de euro el kilo. Respecto a las judías verdes, las cotizaciones son bastante elevadas, destacando el tipo strike que cotiza entre cuatro euros con cincuenta y dos euros con ochenta céntimos de euro el kilo. La perona roja tiene un corte medio de dos euros con cincuenta céntimos y el tipo helda se vende entre tres euros con sesenta céntimos y dos euros con veinte céntimos de euro el kilo.

La recolección de pimientos se ha incrementado, sobre todo en los lamuyo rojo e italiano más tempranos. En el caso de los tipo california las cantidades son menores y los precios oscilan entre noventa y setenta céntimos tanto para el amarillo, como para el rojo y verde. El lamuyo rojo sube hasta un euro con noventa céntimos y finaliza las ventas en torno a un euro con sesenta céntimos, y el verde se vende entre un euro y setenta céntimos de euro el kilo. El italiano verde registra cortes de entre un euro con veinte y ochenta céntimos de euro, mientras que el rojo cotiza una media de ochenta céntimos.

Almería: las hortalizas más tempranas siguen subiendo de precio