El rechazo al acuerdo comercial alcanzado entre la Comisión Europea y Mercosur, en junio de 2019, crece en la UE y ahora ha sido Alemania, en el marco del Consejo informal de los ministros de Agricultura, celebrado esta semana, quien se ha mostrado en contra de la ratificación por cuestiones medioambientales.

En junio el parlamento holandés también rechazó el acuerdo, con lo que se retrasará la entrada en vigor, prevista inicialmente para 2021.
La ratificación del acuerdo tardará más de lo previsto, si finalmente se ratifica, ya que el texto negociado entre la Comisión Europea y Mercosur debe ser aprobado por el Consejo, por el Parlamento Europeo y una parte importante del contenido por los Parlamentos nacionales.
Francia también ha reiterado en numerosas ocasiones su rechazo al acuerdo, tanto su sector agrario como los representantes políticos. En España, por el contrario, el Gobierno apuesta por el acuerdo alcanzado por la Comisión Europea y los países de Mercosur en junio de 2019.
Con relación al documento definitivo sobre la liberalización del comercio entre ambas partes, y la eliminación de aranceles, en la última reunión de la Comisión de Negociaciones Comerciales de la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, en el mes de julio, se informó de que la Comisión aun no lo ha publicado, generándose incertidumbre en el sector agrupado en FEPEX.
En el ámbito hortofrutícola, Brasil es el único país de los cuatro que conforman Mercosur que ha presentado oportunidades para el sector exportador, con un crecimiento constante de las exportaciones en los últimos años y con una diversificación importante de productos. Aunque está tendencia se ha invertido en el primer semestre de 2020, cuando los envíos se han reducido un 28% en volumen y un 15% en valor con relación al mismo periodo de 2019, totalizando 26.150 toneladas y 28,8 millones de euros.
Ajo y cebolla son las principales hortalizas exportadas a Brasil, con 8.206 toneladas y 13,1 millones de euros en el primer semestre del año en el caso del ajo y 890 toneladas y 218.062 euros en el caso de la cebolla. En cuanto a las frutas destacan los cítricos y la fruta de hueso. El descenso de las exportaciones de ciruela a Brasil a causa de nuevos requisitos fitosanitarios impuestos por las autoridades brasileñas desde el 1 de junio ha sido una de las razones del descenso de la exportación en este semestre.
En cuanto a Argentina las exportaciones españolas sólo han alcanzado las 718 toneladas en el primer semestre de 2020, un 59% menos que en el mismo periodo del año anterior y el valor ha sido de 633.725 euros (-43%). A Uruguay se exportaron 213 toneladas en el primer semestre de este año (+9%) por un valor de 225.334 euros (+13%) y a Paraguay no hubo exportaciones, según los Datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales. Fuente: Fepex