La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) considera un "paripé" la decisión de la Unión Europea de prohibir la importación de cítricos –limones y naranjas– procedentes de Argentina para evitar la propagación de plagas, cuando su campaña ya ha finalizado y por tanto no tendrá ninguna eficacia práctica a nivel comercial y sanitario.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, denuncia que "Bruselas vuelve a tomarnos el pelo, como ya ha hecho varias veces con Sudáfrica y otros países productores del hemisferio sur, al cerrar los ojos ante la entrada sistemática de cítricos infestados de devastadoras plagas y enfermedades que aún no están presentes en la citricultura europea y únicamente mover ficha cuando el daño ya está hecho y no puede perjudicar a los importadores".
La medida de prohibir temporalmente, hasta el 30 de abril de 2021, los cítricos originarios de Argentina llega tras contabilizarse un número récord de detecciones de plagas y enfermedades: un total de 117 interceptaciones en 2020 frente a los 21 que hubo en 2019. La mancha negra de los cítricos es la que acumula más casos, una plaga de cuarentena que, de entrar y propagarse en la citricultura europea, ocasionaría pérdidas millonarias a los agricultores.
AVA-ASAJA reclama a las administraciones autonómica, nacional y europea que tomen "medidas más allá de la estética" en materia de sanidad vegetal, tales como el establecimiento de inspecciones en origen tal como imponen otros países a los productos agrarios europeos; la obligatoriedad de mantener un tratamiento en frío durante el transporte para prevenir determinadas organismos nocivos como la falsa polilla en cítricos; y la unificación de criterios en los controles de los puertos de entrada de todos los cargamentos de cítricos foráneos a fin de lograr la máxima especialización en las inspecciones.Fuente: Ava-Asaja