La directora general de Producciones y Mercados Agrarios, Esperanza Orellana, presidió, ayer, la reunión con el sector de fruta de hueso y de melón y sandía para analizar el avance de la campaña 2020.

En el encuentro, en el que intervino FEPEX y las asociaciones representativas de los productos mencionados, se ha constatado que la temporada de fruta de hueso se desarrolla con buen ritmo de comercialización y mejores cotizaciones, debido a una mayor demanda y una menor producción, excepto en el caso de la ciruela.

El Ministerio de Agricultura informó de que, según las previsiones del Avance de Superficies y Producciones correspondiente al mes de abril, la producción de fruta de hueso, a falta de datos de nectarina, se estima en 1.354.001 toneladas. Esta cifra es un 4 % menor que la media de las últimas 5 campañas y un 2 % inferior a la de 2019. Estos datos todavía no recogen las pérdidas de producción por lluvias y pedriscos, muy importantes en estos cultivos durante mayo y junio, por lo que la producción finalmente comercializable será bastante más baja.

En la reunión se constató también el incremento de la demanda en esta campaña favorecido por las elevadas temperaturas en buena parte de Europa. En abril, primer mes de campaña, las exportaciones han superado las 22.800 toneladas, según datos de Eurostat, el doble frente al mismo mes del año anterior, que han generado un valor de 41,1 millones de euros frente a los casi 21 millones anteriores.

En los hogares españoles también ha aumentado el consumo de fruta de hueso y en mayo ha alcanzado las 40.000 toneladas, un 24 % más que el mismo mes del año anterior, mientras que, en el acumulado de 2020, hasta mayo, ha rozado las 51.000 toneladas, un 27 % más que el año anterior.

También se examinó la situación de la ciruela en esta campaña. Con una reducción de la producción estimada en el 12 % respecto a la media de las últimas 5 campañas, se han producido, sin embargo, caídas de precios derivadas de las dificultades de las exportaciones a Brasil, por las condiciones fitosanitarias impuestas por este país desde el 1 de junio de este año. Esta negativa situación afecta principalmente a Extremadura, principal exportadora de ciruela a Brasil.

En la reunión también se ha analizado la campaña de otras frutas de verano como el melón y la sandía, productos que comparten mercados y calendarios. Según las previsiones del ministerio, se espera una reducción en la superficie de melón y estabilidad en la producción de sandía, en línea de años anteriores.

La campaña de estas frutas arrancó con muy buenas cotizaciones, no obstante, en los últimos años se están produciendo solapes de producción entre la zona de Almería y Levante que está provocando un descenso de las cotizaciones. La recuperación del canal Horeca se considera esencial para que estos productos completen una buena campaña de cotizaciones. Fuente: FEPEX