agronoticias.es

(R.P.) Prácticamente ha concluido la campaña de sandía y melón en los invernaderos almerienses, quedando solo en producción los cultivos al aire libre en la zona más oriental de la provincia.

Los precios han sido rentables hasta que en el mes de junio debido a una mayor producción las cotizaciones cayeron hasta veintiséis céntimos en el caso de la sandía negra sin semillas, veintidós céntimos la sandía rayada y dieciocho céntimos la sandía mini. Las cotizaciones del melón han sido poco estables y en esta última semana el tipo amarillo tiene un corte medio de veinte céntimos, el galia se vende entre veinte y diez céntimos y el melón categoría tiene un precio medio de quince céntimos de euro el kilo. En el caso del galia la competencia de Marruecos han afectado a las ventas que año tras año pierde superficie de cultivo en Almería. En la próxima semana finalizarán los cortes del tipo piel de sapo que desde principios de mes ha perdido precio de forma progresiva.

Respeto al tomate también se encuentra ya en su fase final, gran parte de las plantaciones se han retirado para dar paso a labores de preparación de suelos y acondicionamiento del invernadero para la próxima campaña agrícola. La exportación de tomate es muy reducida en estas fechas. Hay bastante producción en Holanda y Bélgica, además de la oferta en Francia y Alemania. Aún así, los precios se mantienen en torno a setenta y cinco céntimos para el tomate ramo, el tipo pera se vende entre noventa y ocho y sesenta céntimos y el tomate larga vida cotiza entre ochenta y cinco y setenta céntimos de euro el kilo.

El pimiento italiano ha subido de precio esta semana hasta primeros cortes de un euro y tiene remates de sesenta y cinco céntimos, mientras que el italiano rojo oscila entre sesenta y veinte céntimos. El poco pimiento lamuyo verde que se está vendiendo alcanza precios medios de setenta y tres céntimos y el rojo registra un primer corte de un euro con treinta y cinco y tiene remates de ochenta y siete céntimos de euro el kilo. La berenjena larga se vende entre sesenta y cuarenta céntimos, mientras que la rayada tiene un corte medio de cincuenta y cinco céntimos de euro el kilo. La oferta de esta hortaliza se ha reducido de forma drástica estando en producción un número reducido de hectáreas cultivadas en la campaña de primavera. En cuanto al calabacín los precios se mantienen, la exportación es mínima ya que Europa se abastece en estas fechas de producción local. Los precios han descendido y se registran cortes que van desde cuarenta a quince céntimos de euro el kilo.

Almería: el pimiento sigue siendo el más rentable esta primavera