agronoticias.es

(R.P.) Febrero comienza con cambios en las cotizaciones de los productos hortofrutícolas. Los mercados de origen registran bajadas en los precios de hortalizas como el calabacín o el pepino, también en berenjena, aunque en menor medida.

Mientras pimiento y tomate se mantienen con valores rentables para los agricultores.

El calabacín fino se vende entre sesenta y cinco y cuarenta céntimos, y el gordo tiene un primer corte de cincuenta céntimos y remates de treinta céntimos de euro el kilo. La subida de las temperaturas diurnas está afectando a un incremento de producción, así como la competencia exterior de países terceros como Marruecos. La berenjena larga se vende entre noventa y sesenta céntimos y la rayada sigue con altos valores que van desde dos euros con treinta céntimos a un euro con cuarenta, aunque en este último caso la producción es mínima en los invernaderos almerienses.

Todos los tipos comerciales de pepino han bajado de precio. Este es el caso del tipo largo con primeros cortes de sesenta céntimos y remates de cuarenta céntimos, el pepino corto negro se vende entre ochenta y sesenta y cinco céntimos y el tipo francés no supera primeros precios de setenta céntimos y tiene remates de sesenta céntimos de euro el kilo. Las judías verdes siguen con altos precios, destacando el tipo strike con un corte medio de siete euros con sesenta, la perona roja que se vende entre seis euros y cinco euros con cincuenta y la judía helda que oscila entre cinco euros con veinte céntimos y tres euros con sesenta céntimos de euro el kilo.

El tomate sigue una semana más con valores rentables, la producción de otoño ya está finalizando y comienza el cambio de ciclo. El tipo ramo tiene un corte medio de ochenta céntimos, el pera se vende entre ochenta y sesenta y cinco céntimos y el tomate larga vida verde registra un precio medio de setenta y cinco céntimos de euro el kilo. Todos los tipos de pimiento han experimentado incrementos en sus cotizaciones. El tipo california amarillo es el que más ha subido de precio llegando hasta un euro con treinta céntimos y remates de un euro con diez céntimos, el california rojo oscila entre un euro y ochenta y cinco céntimos y el verde tiene un corte medio de sesenta céntimos de euro el kilo. Tanto el lamuyo rojo como el verde se mantienen en cortes que van desde un euro a sesenta y cinco céntimos de euro. El italiano verde alcanza un primero precio de un euro con veinte céntimos y finaliza en torno a noventa y cinco céntimos de euro, mientras que el rojo se vende a una media de setenta céntimos de euro el kilo.

Almería: estabilidad en las pizarras marcadas por el descenso de oferta de pimiento