agronoticias.es

R. P.La situación de bajos precios y las acciones de protesta emprendidas por un grupo de agricultores independientes en Almería ha llevado a motivar una acción conjunta por parte de las organizaciones agrarias (Coag, Asaja, Upa) y de las comercializadoras (Coexphal y Ecohal). El próximo 19 de noviembre tendrá lugar una movilización de todo el sector que quiere unir a agricultores y empresas, no solo de Almería sino de provincias cercanas.

El campo almeriense padece una crisis estructural que se acumula campaña tras campaña y que conlleva a un agotamiento del modelo actual. Por ello, exigen a las administraciones que aporten soluciones y que se impliquen todas las empresas que están vinculadas con la producción hortofrutícola. Pretenden que sus reivindicaciones lleguen a Bruselas y reprochan la falta de sensibilidad con la competencia desleal de países terceros en el mercado europeo.

El sector denuncia que las Administraciones públicas han abandonado al campo, que Europa ha entregado su mercado a las grandes cadenas y supermercados, utilizando como moneda de cambio la producción agroalimentaria española. Exigen un fondo paralelo y específico para la gestión de crisis y el diseño de mecanismos para evitar las imposiciones de la distribución.

Los representantes del sector se han mostrado muy críticos con las administraciones públicas y la clase política, a la que también han invitado a la manifestación, aunque piden que se mantengan en un segundo plano. En la marcha quieren que estén presentes asociaciones de semilleros, regantes, industria auxiliar de la agricultura, así como los agricultores que, bajo un movimiento independiente, se han movilizado en los últimos días y han acordado dejar de comercializar pimiento y berenjena debido a que el precio que perciben está por debajo de los costes de producción.

La falta de rentabilidad de muchas explotaciones agrarias de tamaño familiar, entre 1 y 3 hectáreas, está poniendo en riesgo la subsistencia de miles de personas, no solo en Almería, sino también en Granada, Murcia o Málaga. Además, alertan de la desaparición de cultivos importantes como es el tomate, ante entrada sin control y abusiva de productos de otras zonas como Marruecos.