(R.P.) En todas sus variedades, el pepino ha iniciado la presente campaña con precios que apenas llegan a cubrir costes de producción. Las altas temperaturas, el incremento de producto y la baja demanda hacen mella en el bolsillo de los agricultores.

El pepino largo se vende por debajo de treinta céntimos, el tipo corto negro no supera primeros cortes de cuarenta céntimos y tiene remates de quince céntimos, mientras que el francés cotiza entre veinte y trece céntimos de euro el kilo. Son muchos los productores que han optado por limpiar las plantas esperando mejores resultados económicos en el próximo mes.

Las cotizaciones del calabacín tampoco están resultado positivas con cortes que van desde cuarenta a doce céntimos de euro. Del mismo modo, otra hortaliza que se está viendo afectada tanto por la competencia de otras zonas como de las altas temperaturas es la berenjena, en el caso de la larga no supera lo treinta céntimos y finaliza las ventas en quince céntimos de euro el kilo. La berenjena rayada con menor presencia en la provincia se vende entre un euro con diez céntimos y cincuenta céntimos de euro el kilo.

La situación del pimiento es irregular en esta primera semana de octubre. Los tipos california aún no tienen una gran presencia en el mercado, los precios son mínimos con cortes de entre cincuenta y cuarenta céntimos en el caso del verde, el tipo california rojo cotiza de media cuarenta céntimos y el amarillo tiene un primer precio de cincuenta céntimos y remate de treinta y ocho céntimos de euro el kilo. En cuanto al tomate, el tipo liso registra valores mínimos de entre cuarenta y veinte céntimos, el tipo larga vida alcanza primeros precios de ochenta céntimos y finaliza las ventas en torno a sesenta céntimos y el tomate pera es que el que mayor precio alcanza con primeros cortes de un euro con treinta céntimos y finaliza las ventas en torno a sesenta céntimos de euro el kilo.

En el campo almeriense los agricultores confían en una bajada de las temperaturas, un cambio en la climatología no solo en la provincia para reducir los volúmenes de producción a nivel interno sino también en toda Europa donde aún continúan cultivos que compiten directamente con Almería.