El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, viajó ayer por la mañana a las provincias de Alicante y Murcia para conocer de primera mano los efectos de las intensas lluvias registradas en la zona.

​Pedro Sánchez sobrevoló las áreas afectadas y visitó los centros de mando, donde ha recibido información directa de los responsables de los dispositivos de emergencia. Ha recorrido en helicóptero toda la comarca de la Vega Baja en Alicante, especialmente el municipio de Almoradí, que ha sufrido la ruptura de la mota del río Segura y dónde se trabaja para cerrarla, ya que el río ha llegado a evacuar 50 m3 por segundo. Posteriormente ha llegado hasta la presa de Santomera en Murcia, donde ha comprobado que se están realizando desembalses controlados y que está respondiendo bien a las previsiones, y ha visitado Los Alcázares.

Al finalizar el recorrido Sánchez agradeció el trabajo de los servicios de emergencia, ha destacado la cooperación entre todas las instituciones, ha asegurado que "no se escatimarán recursos para dar respuesta a esta crisis de salud pública" y ha manifestado su solidaridad con los afectados y sus condolencias por los fallecidos.

A lo largo de la jornada Sánchez estuvo acompañado, entre otras autoridades, de los ministros en funciones de Interior, Fernando Grande-Marlaska, de Fomento, José Luis Ábalos y de Agricultura, Luis Planas, de los delegados del Gobierno en cada comunidad, Juan Carlos Fulgencio Tejedor y Francisco Javier Jiménez, respectivamente, y del comandante de la UME, Demetrio Barrachina. En Murcia también se ha reunido con su presidente, Fernando López Miras. Fuente – La Moncloa