La colocación en los invernaderos de las primeras colmenas de abejorros para la polinización, especialmente de tomate y pimiento, coincide con la época más calurosa del año. Para evitar que el calor afecte al 'cuaje' de los frutos es imprescindible tener en cuenta algunos consejos técnicos para manejar de forma óptima los abejorros y garantizar siempre el máximo rendimiento de las colmenas.

Hay que tener en cuenta que los abejorros necesitan mantenerse frescos durante los calurosos meses de verano para poder funcionar óptimamente y realizar su valioso trabajo de polinización en los cultivos de invernadero. Por instinto, los abejorros intentan mantener una temperatura constante de 28 grados dentro de la colmena en cualquier época del año.
Cuando la temperatura dentro del invernadero supera los 33 grados, la temperatura interna de la colmena puede verse seriamente perjudicada por el efecto combinado de la temperatura exterior y la radiación solar.
Modo de supervivencia
Con temperaturas superiores a 35 grados en el interior del invernadero los abejorros se centran en la ventilación de la colmena y dejan de polinizar los cultivos. Cuando los abejorros entran en modo de supervivencia detienen cualquier trabajo de polinización para enfriar la colmena usando ventilación que generan con sus propias alas y rociando agua con azúcar sobre las crías.
Para evitar que los abejorros entren en modo de supervivencia como defensa natural frente a las altas temperaturas es muy importante evitar la exposición de las colmenas a la luz solar directa, ya que se ha demostrado que la luz solar directa puede aumentar la temperatura dentro de la colmena entre 2 y 15 grados. No hay que olvidar que la radiación solar directa puede causar un daño irreversible a la colmena.

Crear zonas de sombra
Para proteger las colmenas de la luz solar directa es importante colocar las colmenas de abejorros en la zona de sombra creada por el cultivo. Otra opción es proporcionar un sombreado efectivo tanto en la parte superior como en los lados de la colmena mediante una caja o similar o mediante la instalación de malla de sombreado sobre el pasillo central. En algunos casos también se ha comprobado la eficacia de excavar pequeños fosos en el suelo del invernadero para colocar la colmena en su interior, donde la temperatura es menor.
Durante el verano, la polinización en invernadero no solo puede verse perjudicada por la disminución en el ritmo de trabajo de los abejorros. El calor también puede afectar a la calidad de la flor, otro factor a tener muy en cuenta durante estas fechas para evitar pérdidas de cosecha durante el momento de la recolección.
El departamento técnico de Koppert ofrece siempre un asesoramiento personalizado y aconseja a los agricultores sobre la mejor colocación de las colmenas NATUPOL, en función de las condiciones técnicas de la finca y su orientación con el objetivo de garantizar los mejores resultados. Fuente: Koppert