agronoticias.es

Las demandas de ASAJA en Bruselas ante la Comisión Europea de un mayor control fitosanitario en fruta de mango como consecuencia del gran número de detecciones procedente de terceros países han sido escuchadas.

La UE importa anualmente unas 360.000 Tm de mango procedente de todas partes del mundo. España es prácticamente el único país productor (además de Portugal y las zonas de ultramar francesas). A la entrada en la UE se hacen controles para buscar organismos nocivos no europeos en la fruta de importación. El fruto del mango es el segundo producto (detrás del pimiento) con más intercepciones a la entrada en la UE, sin ir más lejos en 2017 (último con estadísticas de la Comisión) se detectaron 178 detecciones de organismos nocivos en fruta de mango procedente de terceros países. De ellas 149 fueron detecciones de moscas de la fruta, que son las que se pretende controlar aún más por parte de la UE.

Estas detecciones fueron de fruta de los siguientes países: República Dominicana, Costa de Marfil, Senegal, Mali, Burkina Faso, Camerún, Colombia, Perú, Brasil y Guinea. Costa de Marfil (32), Senegal (26) y Mali (25) encabezan el ranking. El 14% de las detecciones procede de países americanos y el 86 % del continente africano.

Recalcamos que esta legislación empieza a hacerse efectiva a partir del 1 de septiembre de 2019 y es aplicable para todos los mangos frescos que lleguen a la Unión Europea. Esto ha sido posible gracias a la Directiva de ejecución 2019/523 de la Comisión, que modifica la Directiva 2000/29/CE del Consejo, publicada el pasado mes de marzo.

La Comisión Europea ha notificado a los países exportadores de mango hacia la UE la disposición que comentamos. Hasta ahora se requería que el país, área o parcela de producción de mango estuviera libre de mosca de la fruta y tratamientos hidrotérmicos. Ahora se añade un nuevo requisito, que no se observen signos de moscas en el lugar de producción y en sus inmediaciones desde el comienzo del último ciclo completo de vegetación, en inspecciones oficiales realizadas al menos una vez al mes durante los tres meses anteriores a la recolección, y que ninguno de los frutos cosechados en el lugar de producción muestre signos del organismo, siempre con un examen oficial. Esto implica una exhaustiva revisión parcela por parcela, para controlar la presencia de la plaga. Los terceros países deben notificar por escrito a la Comisión Europea su estado en relación con la mosca no europea por adelantado (estado de ausencia de la plaga del país, área o lugar de producción, o, alternativamente, el "tratamiento efectivo" realizado para garantizar libertad de esta plaga). Esta información también deberá figurar en el certificado fitosanitario.

Aunque es una muy buena noticia para la sanidad vegetal de nuestras plantaciones desde ASAJA seguimos demandando a la Comisión más medidas para evitar la implantación de nuevas plagas en la UE, que contemplan los siguientes aspectos:

Ø Registros previos, en origen, de explotaciones y operadores.
Ø Auditorias fitosanitarias en origen e inspecciones en el puerto de salida, financiadas por el país exportador
Ø Creación de puntos de inspección fronteriza (PIF) especializados en mangos, sobre todo en los puertos de mayor entrada de mango.
Ø Creación de un cuerpo de inspectores, con la formación adecuada, y financiado por los propios países productores.

En 2018 Málaga alcanzó las 36.000 Tm de producción, con una facturación de 30 millones de €, un 16% más que en 2017. Por otra parte España cada vez importa más mango de terceros países. En 2018 se importaron 53.500 Ton, un 46% más que en 2014 con un valor de 85,27 millones de euros. (Promedio 1,6 €/kg). Fuente: Asaja Málaga