agronoticias.es

R.P. Las altas temperaturas adelantan este año la campaña en Almería, siendo la primera provincia española exportadora de sandía y la segunda de melón.

Se trata de dos cultivos que por su volumen de kilos y la concentración de su recolección dependen de forma importante de los precios que se marquen. Los grandes volúmenes se concentrarán durante el mes de mayo, extendiéndose hasta la primera quincena de junio.

En el caso del melón que ha ido perdiendo superficie campaña tras campaña para esta primavera se prevé que aumente un ocho por ciento pasando de 2.290 hectáreas a 2.473 hectáreas. El volumen de producción se estima que supere las 99.800 toneladas frente a las 93.500 del pasado ejercicio. Desde 2007 el melón ha sido un producto en retroceso en Almería descendiendo tanto el cultivo como las cifras de exportación. El ciclo productivo de este producto se cierra debido a la competencia de ultramar, principalmente Costa Rica y Honduras, que cada vez finaliza más tarde sus campañas y por el avance de las ventas de Murcia. La competencia marroquí también cobra protagonismo, ya que siguen incrementando sus exportaciones a Europa con más de 55.000 toneladas.

Por su parte, la sandía incrementará la superficie de cultivo en un tres por ciento, desde las 9.806 hectáreas hasta las 10.100 previstas esta campaña agrícola con una superficie de cultivo que se aproxima a la del pimiento o tomate. Este año podrían superarse las 580.000 toneladas frente a las 558.200 toneladas del pasado ejercicio agrícola. En el mismo calendario de producción de Almería destaca el crecimiento de Marruecos que exporta a Europa alrededor de 134.000 toneladas. Con ciclos más tardíos también compiten Italia y Hungría, además de Senegal, este último país tiene especial impacto entre los meses de abril y mayo.

Los precios serán determinantes para garantizar la rentabilidad de ambos cultivos. La pasada primavera ambos productos tuvieron una gran rentabilidad debido a una óptima temperatura en Europa que propició el consumo y la reducción de la oferta de melón y sandía al registrarse incidencias en los cuajes. Sin duda, la sandía seguirá siendo el producto estrella de Almería debido a la incorporación de nuevas variedades con gran sabor, calibres más acordes a las tendencias de consumo y el cumplimiento de los cortes con una maduración adecuada. La sandía mini tuvo el año pasado un precio medio de cuarenta y tres céntimos, la negra obtuvo de media cincuenta céntimos y la rayada cuarenta y nueve céntimos de euro el kilo.

En cuanto al melón, tanto las productoras como las casas de semillas continúan trabajando en nuevas variedades muy orientadas hacia el sabor del producto. El melón negro o piel de sapo es la gran apuesta de los agricultores almerienses, siendo muy estrictas las comercializadoras en los cortes utilizando medios técnicos para que la recolección se realice con el nivel de azúcar adecuado. El tipo amarillo tuvo un valor medio de setenta y un céntimos, el cantaloup obtuvo sesenta y un céntimos de euro, el galia alcanzó una media de sesenta y dos céntimos y el piel de sapo tuvo un precio medio de treinta y ocho céntimos de euro el kilo.