agronoticias.es

(R.P.) Las pizarras almerienses siguen registrando precios rentables para los agricultores. El descenso de las temperaturas ha regulado la producción y eso se ha dejado notar en las cotizaciones, que en casos como berenjena y calabacín superan los dos euros, siendo los dos productos más rentables.

En el caso del calabacín la reducción de producto se produce además por la finalización de los cultivos más tempranos, al mismo tiempo que las exportaciones marroquíes han disminuido siendo Almería el principal suministrador. El calabacín fino se vende entre dos euros con veinte céntimos y un euro con noventa céntimos de euro el kilo, mientras que el gordo cotiza entre un euro con ochenta y cinco céntimos y un euro con sesenta céntimos de euro el kilo.

En el caso de la berenjena, las cotizaciones son excepcionales debido a una menor oferta. Durante las próximas semanas los precios seguirán siendo elevados, ya que la producción almeriense prácticamente está sola en los mercados europeos. La berenjena larga alcanza primeros cortes de dos euros con cincuenta céntimos y finaliza las ventas en dos euros con treinta céntimos de euro, y la berenjena rayada se vende entre dos euros con treinta y dos euros el kilo. Respecto al pepino los precios se mantienen elevados. Han finalizado los cultivos más tempranos, y el frío ha regulado la producción. Además, ha descendido la competencia procedente de Grecia, afectada también por el frente polar en Europa. El pepino largo tiene un corte medio de setenta y ocho céntimos, el tipo francés se vende entre noventa y setenta y cinco céntimos y el pepino corto negro cotiza entre un euro con veinte céntimos y un euro el kilo.

Han mejorado las cotizaciones de todos los tipos de tomate debido a una menor producción, así como la reducción de la competencia internacional. El tomate liso tiene un corte medio de un euro con veinte céntimos, el tipo larga vida cotiza de media un euro el kilo, el tipo pera se vende entre noventa y siete céntimos y ochenta céntimos y el tomate ramo se vende por debajo de un euro con diez céntimos y finaliza las ventas en torno a ochenta céntimos de euro el kilo. El mantenimiento de las bajas temperaturas fomentará que se retrase el crecimiento y la maduración del fruto por lo que las altas cotizaciones se mantendrán durante las próximas semanas. Destaca además que en la comarca de Níjar numerosos agricultores han finalizado el ciclo de tomate e inician el trasplante de sandía temprana.

El pimiento sigue perdiendo valor debido a un incremento de la producción de california y lamuyo, aún sigue habiendo grandes cantidades de producto en los invernaderos ya que los agricultores han aguantado el género en espera de una subida de precios. El california verde cotiza a una media de cuarenta céntimos, el rojo se vende entre ochenta y cinco y setenta y ocho céntimos, mientras que el california amarillo tiene un primer corte de un euro con quince céntimos y remates de noventa y cinco céntimos de euro el kilo. El lamuyo rojo comienza las ventas en un euro con quince céntimos y tiene remates de ochenta céntimos y el lamuyo verde oscila entre ochenta y cinco y sesenta céntimos. El italiano verde alcanza primeros cortes de noventa y siete céntimos y remates de setenta céntimos, y el rojo cotiza una media de cincuenta y cinco céntimos de euro el kilo. Por su parte, las judías verdes siguen con precios muy elevados, aunque hay que destacar que la producción de esta hortaliza en Almería es muy reducida. El tipo strike tiene una media de seis euros con sesenta céntimos, la perona roja cotiza una media de seis euros y la judía helda se vende entre seis euros y cuatro euros con cincuenta céntimos de euro el kilo.

Almería: escalada de precios en berenjena y calabacín, mientras que el pimiento sigue estable