La Agencia Tributaria española y el Departamento de Aduanas e Impuestos especiales han enviado una notificación a las empresas exportadoras en la que informa de que si no se llega a un acuerdo de salida con Reino Unido que incluya un periodo transitorio,

acuerdo que está pendiente de ratificación por parte del Parlamento Británico la próxima semana, dicha salida implicará "cambios trascendentales" para los intercambios desde España con ese país, explicando las consecuencias en el ámbito aduanero y de los Impuestos Especiales.

Desde el punto de vista aduanero, la salida de Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo, supone, entre otras cuestiones, que los flujos de mercancías entre España y Reino Unido dejarán de tener la consideración de operaciones intracomunitarias para pasar a estar sujetos a formalidades aduaneras. Dichas formalidades incluyen la presentación de una declaración aduanera de importación/exportación para cada envío, la realización de controles aduaneros, el pago de derechos arancelarios y otros gravámenes que se devenguen a la introducción o la necesidad de obtener certificaciones sanitarias, fitosanitarias de calidad u otro tipo de requisitos, según informa la Agencia Tributaria.

"La introducción/envío de mercancías desde Península, Baleares o Canarias a Reino Unido requerirá la presentación de una declaración de aduana normal. En función del tipo y volumen de tráfico puede resultar conveniente optar por alguno de los procedimientos simplificados de declaración previstos en la normativa aduanera". "Todos los operadores económicos deberán identificarse a afectos aduaneros con un número de registro e identificación (número EORI) valido en toda la UE. Por tanto, si la empresa no dispone de este número debe solicitarlo a la AEAT".

En FEPEX, preocupa cómo pueden afectar los distintos tipos de control en aduanas a los flujos logísticos, considerando el fuerte volumen de envíos por carretera de frutas y hortalizas frescas al Reino Unido, que solamente en el mes de abril de 2018 ascendieron a 133.862 toneladas, lo que representa aproximadamente 6.000 envíos por camión. Por ello, es prioritario establecer mecanismos que permitan gestionar el fuerte volumen de tráfico y evitar el colapso en el acceso por los puntos fronterizos, principalmente Dover. Los envíos marítimos ascendieron en abril de 2018 a 5.316 toneladas.
Fuente: FEPEX