agronoticias.es

(R.P.) El mes de noviembre llega a su final con altas cotizaciones para dos hortalizas típicas de invierno como la berenjena y el calabacín. Mientras, otras hortalizas como el pimiento se están viendo afectadas por una reducción en la producción y la competencia de otros orígenes.

Las cotizaciones de la berenjena se han visto beneficiadas por la finalización de las producciones de Holanda, Bélgica, Alemania e Inglaterra, siendo Almería el principal proveedor de esta hortaliza a nivel europeo. La berenjena rayada se vende entre un euro con quince céntimos y noventa céntimos de euro el kilo y el tipo larga tiene un primer corte de un euro con veinticinco céntimos y un euro con catorce céntimos de euro el kilo. Respecto al calabacín, la producción esta campaña es menor, tanto por el retraso en producción como por la afección del virus Nueva Delhi. Tanto el tipo fino como el gordo se vende entre un euro con diez céntimos con últimos cortes de noventa céntimos de euro el kilo.
Respecto al tomate, la producción en origen sigue incrementándose de forma progresiva. El volumen comercializado hasta el momento es un veinte por ciento superior al de la pasada campaña en los tipos rama y pera, mientras que solo es un diez por ciento más en el caso del tipo larga vida. Ya han comenzado a producir los trasplantes más tardíos por lo que se espera que en la próxima semana siga incrementándose la producción. Aún así, los precios son altos en el caso del tomate ramo que se vende entre un euro y noventa céntimos, el tipo pera se vende entre setenta y siete céntimos y cincuenta céntimos, mientras que el larga vida tiene un corte medio de ochenta y cinco céntimos de euro el kilo.
En cuanto al pimiento, la producción es menor que durante el mismo periodo de la pasada campaña, entre un quince y un veinticinco por ciento en cuanto al tipo california, y casi de un treinta por ciento en el caso del pimiento lamuyo. El tipo italiano no presenta grandes variaciones respecto a la pasada campaña. El tipo california rojo se vende entre ochenta y cinco céntimos y setenta céntimos, el verde tiene un corte medio de sesenta céntimos y el amarillo inicia las ventas en torno a setenta céntimos y tiene remates de cincuenta céntimos de euro el kilo. El lamuyo rojo asciende hasta primeros cortes de un euro con cuarenta céntimos y finaliza las ventas en un euro el kilo, y el verde, se vende entre setenta y sesenta y cuatro céntimos de euro el kilo. El italiano verde se mantiene estable con cotizaciones que van desde ochenta a sesenta y dos céntimos de euro el kilo.
La oferta de pepino largo se ha incrementado en gran medida en los mercados con la entrada en producción de los cultivos de la costa de Granada, por lo que los precios son menores sin superar primeros cortes de cincuenta céntimos con remates de cuarenta céntimos de euro el kilo. El tipo francés se vende entre ochenta y setenta y dos céntimos de euro, el corto negro inicia las ventas en setenta céntimos y tiene remates de cincuenta céntimos de euro el kilo. Las judías verdes siguen con altos valores, destacando la strike con precios que van desde cinco euros con setenta a cuatro euros con noventa céntimos de euro, la perona roja oscila entre tres euros con cincuenta y dos euros con noventa céntimos, la judía helda tiene un corte medio de tres euros con setenta y la emerite dos euros con veinte céntimos de euro el kilo.

Almería: ligeros descensos de precio con la entrada de mayor producción