agronoticias.es

Disminuye la presión arterial sistólica, el colesterol malo y mejora la glucemia pero, además, el consumo de granada también es bueno frente a ciertos tipos de cáncer, para la artritis y la fertilidad.

La granada es una fruta de otoño que está de temporada y su consumo nos aporta numerosos beneficios para la salud. De hecho, está considerada como una superfruta porque es un alimento funcional, es decir, tiene sustancias que ejercen efectos positivos sobre diferentes funciones del organismo y proporciona beneficios a las personas que los consumen.

Estas propiedades saludables se conocen desde la antigüedad donde Hipócrates, conocido como el padre de la medicina, ya recomendaba dar zumo de granada a los pacientes que tenían fiebre o para fortalecer a los enfermos.

Entre los beneficios del consumo de granadas destacan los cuidados de nuestro sistema cardiovascular tal y como señala la doctora Ana Bellón, licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid y colaboradora durante 9 años en el programa La Mañana de La 1 y Saber Vivir de Televisión Española.

Según la popular doctora, "el consumo regular de granada produce una disminución de la presión arterial sistólica (la presión alta), reduce el colesterol malo (el llamado LDL) y mejora la glucemia (la cantidad de azúcar en la sangre)".

De esta forma, continúa la doctora Bellón, "si tenemos en cuenta que estos tres factores de riesgo: la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia o la diabetes son tres enemigos potenciales de nuestro sistema cardiovascular podemos decir que si tomamos granada de manera regular vamos a tener nuestro corazón y nuestro cerebro mucho más sano".

Además, la gran cantidad de antioxidantes que tiene la granada (tres veces más que el té verde o el vino tinto) protege el endotelio vascular que es la capa que tapiza el interior de los vasos sanguíneos. Esta acción dificulta que se produzca una placa de ateroma que son las que obstruyen las arterias y las que pueden provocar un infarto, apunta Ana Bellón.

La gran cantidad de taninos que tiene la granada también sirve para tratar la diarrea y es beneficiosa para la artritis ya que mejora el dolor de las articulaciones.

La doctora Bellón afirma que la granada también disminuye el riesgo de ciertos cánceres sobre todo de mama y próstata pero también de hígado, piel o incluso de pulmón y, por otra parte, mejora la calidad del esperma y mejora la fertilidad.

Fruta rica en agua, vitaminas y potasio

La granada es una fruta muy rica en agua, "más del 85% de su composición es agua, tiene pocas grasas, pocas proteínas y pocas calorías. Por 100 gramos de granada no llegan a las 35 kilocalorías, en cuanto a las vitaminas destacan la C y la A y dentro de los minerales el potasio, por eso es un buen diurético y favorece la eliminación de líquidos", precisa la doctora Ana Bellón.

Ver video: 

https://www.youtube.com/watch?v=TppCGDaiA4o