agronoticias.es

El Ministerio de Agricultura ruso estima que la producción nacional de hortalizas de invernadero en 2018 superará el millón de toneladas, y prevé un crecimiento continuado durante los próximos años que permitirá alcanzar 1,5 millones de toneladas de producción, buscando cubrir las necesidades de consumo.

La producción de hortalizas de invernadero en Rusia para 2018, centrada básicamente en tomate y pepino, alcanzará 1,03 millones de toneladas, un 12,3% más que en 2017. El rendimiento medio será de 40,6 kilos por metro cuadrado mientras que el año anterior ha sido de 36,9 kilos por metro cuadrado.

Según informa el Boletín de Noticias del Exterior del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) basados en datos del Ministerio de Agricultura ruso, hasta el 15 de octubre, la producción de hortalizas de invernadero fue de 785.900 toneladas, un 24,3 más que en el mismo periodo de 2017, de las cuales 483.100 toneladas correspondieron a pepinos (+ 14,3%), 290.600 toneladas a tomates (+45,5%) y 12.200 toneladas a otras hortalizas (+24,4%).

El crecimiento se debe a la puesta en marcha de los invernaderos nuevos y la modernización de los viejos. A finales de 2017, se contó con 251 hectáreas de invernaderos en producción. En la actualidad están en construcción aproximadamente 450 hectáreas de invernaderos.

Para la Asociación Nacional de Horticultura de Rusia, este año, por primera vez, los productores nacionales de pepinos cubrirán casi por completo las necesidades del país, y las importaciones serán mínimas, no más del 10%, cantidad muy inferior a las importaciones del año pasado que representaron alrededor del 20%. Los principales proveedores de pepinos a Rusia son Irán, China y Bielorrusia.

En el caso de los tomates de invernadero, no se podrá lograr una situación de autosuficiencia como en el caso del pepino este año, pero también se reducirán las importaciones, que en 2017 representaron el 60% del total del consumo y este año representarán el 45%. Los principales países proveedores de tomate a Rusia son Azerbaiyán, China y Marruecos.

Según informa el Boletín de Noticias del Exterior del Ministerio de Agricultura, con fuentes de la Agencia Analítica Fruit News, el cultivo de pepino en Rusia se ha desarrollado más que el del tomate en los últimos años porque era más barato, aunque en el último año y medio, los empresarios rusos comenzaron a dedicarse al cultivo de tomate de invernadero, previendo la saturación del mercado del pepino.

Según expertos del Instituto de Estudios del Mercado Agrícola de Rusia, este país será capaz de abastecerse de tomates de invernadero. De enero a octubre de 2018 la producción aumentó un 40% respecto al mismo periodo del año anterior, previendo que la producción siga creciendo debido a que en el país se están construyendo un gran número de invernaderos.

Los Estados miembros de la UE no pueden exportar frutas y hortalizas a Rusia por el veto a las producciones europeas, en vigor desde agosto de 2014. En al año anterior al veto, en 2013, la exportación española de frutas y hortalizas a Rusia se elevó a 160.023 toneladas por un valor de 148,5 millones de euros, según datos del Departamento de Aduanas, procesados por FEPEX.