agronoticias.es

Mercavalència facilita el diálogo y la reflexión sobre el papel cohesionador y la necesidad de una renovación profunda desde dentro de los mercados municipales.

Representantes de los mercados, vendedores, administraciones y consumidores han compartido puntos de vista en la primera de las Jornadas del IV Fòrum celebradas en Mercavalència

El encuentro fue inaugurado por Joan Ribó, Alcalde de Valencia y Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoza contando como anfitrión y primer ponente con Carlos Galiana, concejal de Comercio y presidente de Mercavalència.

Una renovación profunda que pase por la modernización, la profesionalización, la adaptación a los nuevos tiempos y la unión. Esas son algunas de las conclusiones a las que se ha llegado en la primera de las jornadas del IV Fòrum de Mercats de la Comunitat Valenciana, celebrado el martes en Mercaflor, en la que han participado los actores del sector: mercados, administraciones y consumidores. Ayer tuvo lugar la fiesta de inauguración de las exposiciones “La Tira de Comptar” y “#HortAttack Reloaded” en el edificio Veles e Vents de la Marina de València.

Dinamización desde la administración

Mercados y administraciones coinciden en que la propuesta de cambio debe salir de dentro hacia fuera. Los propios mercados deben acometer cambios profundos para acercarse a nuevos públicos. Y la primera de las claves pasa por la flexibilidad horaria. Carlos Galiana ha resaltado en su intervención que “podemos posponer lo que se quiera el debate, pero hay que abrir por la tarde, porque la gente que trabaja y tiene poder adquisitivo compra por la tarde. Esto supondría también un cambio de horarios en Mercavalència que abre a las 3 de la mañana, pero todo es posible”.

Joan Ribó

Otra de las claves que han compartido tanto el concejal de Comercio, como el alcalde de València, Joan Ribó es el valor y privilegio de disponer de una huerta periurbana que puede abastecer de producto de proximidad, de temporada y con la máxima calidad. Este sistema de distribución genera grandes beneficios, no sólo para la salud por la rica alimentación, sino también medioambientales, por ser el circuito más corto de comercialización.

Pedro Santisteve

Un modelo, el del cinturón periurbano, que tienen difícil replica en otras ciudades como Zaragoza, ya que tal y como ha comentado su alcalde, “dentro de la coyuntura actual con la problemática del cambio climático y la vulnerabilidad de las ciudades ante el mismo y en el marco que fijamos en Milán, se ha de buscar un modelo que venga caracterizado por un cinturón en torno a las ciudades donde se produzca el alimento de proximidad y ecológico, algo que en Zaragoza tenemos complicado porque la huerta zaragozana ha sido arrasada por la Expo y por otros proyectos mobiliarios.”

Mercados como producto turístico

Por su parte, desde el Patronat de Turisme de la Diputació de València, Evarist Caselles, ha destacado que el turismo puede suponer una actividad económica que revitalice y abra nuevas vías de ingreso y de clientes, y nuestro producto de calidad, la gastronomía y el buen clima –con mención a la tormenta que caía en ese momento justo-, entre otros, son los ingredientes perfectos para ese fin.

La gestión de los mercados municipales desde Mercazaragoza

El Fòrum ha querido aportar otras visiones de gestión, en Zaragoza la mayoría de los mercados son privados, Mercazaragoza tiene la encomienda de gestión de los dos mercados públicos y construyó un tercero, Valdespartera. El director general de Mercazaragoza, Constancio Ibáñez contó las claves del éxito del nuevo modelo de mercado que han desarrollado basado en la respuesta a las necesidades del nuevo consumidor.

Innovación y sostenibilidad: ciclologística

Candela Fernández, directora de Encicle habló del servicio de reparto de mercancías a domicilio en transporte sostenible. Un sistema que además de cubrir la necesidad, reporta muchos beneficios sociales y medioambientales.

La segunda parte de la tarde fue la más participativa, ya que tanto comerciantes, como técnicos y consumidores debatieron y acercaron posturas en torno a la mesa redonda. El punto de partida del debate fue el sondeo lanzado semanas antes de la celebración del Fòrum a los consumidores, representantes de mercados y concejalías y en el que han aflorado las principales necesidades y visión de futuro de cada uno. En el mismo, tanto mercados como administraciones consideran que tienen un futuro muy difícil, y coinciden en las grandes carencias del sector, a pesar de reconocer que cuentan con un producto de calidad y un servicio al cliente que no tiene competencia. Y aunque los consumidores también están de acuerdo en ese punto, discrepan en cuanto al futuro, al que auguran larga vida gracias precisamente a su calidad, a los productos ecológicos y a su capacidad de dinamización del barrio.

La pregunta lanzada en la mesa redonda por la moderadora Pilar Almenar ha sido clara, si todos sabemos cuál es el problema y por dónde podría pasar la solución, ¿por qué no hacemos algo? Y aunque cada mercado tiene unas particularidades distintas, muchos han coincidido que la clave negativa es la falta unión, de apoyo institucional y la resistencia al cambio de las costumbres establecidas. Sin embargo mostraron su compromiso con el futuro, con hacer de los mercados el centro del nuevo sistema alimentario y tener para ello una actitud de trabajo conjunto.