El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), junto con la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, ha organizado una serie de actos para conmemorar el 150 aniversario de la creación del Jardín Provincial de Aclimatación,

origen del actual instituto agrario, con la colaboración de la Real Sociedad de Agricultura y Deportes, la Real Societat d'Amics del País de València y el Ayuntamiento de Valencia.
A su vez, la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente ultima una propuesta de ley cuyo objetivo es crear un nuevo marco general y global que regule la coordinación del conocimiento agroalimentario generado en la Comunitat Valenciana y actualice el régimen jurídico del IVIA.
Como ha apuntado la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, "hemos querido darle con esta ley un marco más amplio al IVIA en el que hablemos de una estrategia agroalimentaria valenciana propia, basada en el conocimiento, en la investigación, en la transferencia de ese conocimiento al sector y enfocada en responder a las necesidades y exigencias de la sociedad" y a desafíos del mundo global como es el cambio climático.
Las actividades, como ha explicado Cebrián en un desayuno informativo, comenzarán el 16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación, en el Museo de Bellas Artes de València con un acto conmemorativo donde se resaltará la importancia de la creación del Jardín de Aclimatación para el desarrollo agrario valenciano.
A partir de noviembre, comenzará un ciclo de conferencias que contará con ponentes como Elena Cebrián, que es también presidenta del Consejo Rector del IVIA, o Salvador Zaragoza, excoordinador del Centro de Citricultura y Producción Vegetal del IVIA.
Asimismo, se ha organizado la exposición itinerante 'Passat, present i futur de la investigació a l'IVIA', cuyo objetivo es mostrar de manera sencilla el pasado, presente y futuro de la investigación y la innovación en el ámbito agroalimentario valenciano llevado a cabo por las diversas instituciones que son el origen de la actual IVIA. La muestra está programada en València, Castellón y Alicante.
Además, para todo aquel que quiera aprender sobre las actividades que desarrolla el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, el 1 de diciembre se celebrará una jornada de puertas abiertas en su sede en Montcada.
Los actos concluirán en el mes de enero con un debate sobre el futuro de la producción de alimentos en la Comunitat Valenciana. Se tratarán, entre otros temas, cuáles serán los nuevos retos en materia agroalimentaria a los que tendremos que enfrentarnos los valencianos en los próximos años y hacia dónde deberá dirigirse la investigación en estas materias.
Orígenes
Los orígenes del actual IVIA, uno de los centros de investigación agraria más importantes del mundo, se remontan a 1868 con la creación por parte de la Junta Provincial Revolucionaria del Jardín Provincial de Aclimatación. En 2018, por tanto, se cumplen 150 años de la creación de la primera institución predecesora del IVIA.
El cambio de régimen, que tuvo lugar como consecuencia del derrocamiento de Isabel II en septiembre del 68, favoreció que al mes siguiente la triunfante Junta Provincial Revolucionaria del nuevo gobierno declarara a los antiguos Jardines del Real (actualmente los Jardines de Viveros) como lugar de establecimiento para los Jardines de Aclimatación. Estos tuvieron su apogeo en la España Ilustrada, con objeto de dar a conocer y experimentar con plantas procedentes de otros lugares, especialmente de América y Filipinas.
Lo que comenzó siendo un pequeño recinto para la aclimatación de nuevos cultivos y experimentación de nacientes técnicas agrarias, se ha transformado en un conjunto de edificios donde trabajan alrededor de 400 personas y que están dotados de las más modernas tecnologías y de campos de experiencias, distribuidos por toda la Comunitat Valenciana.
Fue el 13 de Marzo de 1991 cuando les Corts Valencianes aprobaron la Ley 4/1991 por la que se creaba el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias como entidad autónoma de la Generalitat Valenciana. En la actualidad el centro presenta diversas líneas de actuación para hacer frente a los retos sociales de la Comunitat.
Dieceisiete años después, la nueva ley que prepara actualmente la Conselleria pasa a denominarse anteproyecto de ley para la generación de conocimiento y desarrollo sostenible agroalimentario. En este contexto se incardina el IVIA, como centro de investigación que adquiere un nuevo papel dinamizador del conjunto de agentes que intervienen en la generación y aplicación de este conocimiento, esto es, el sector agroalimentario, la sociedad, los consumidores, y con un enfoque de cadena.
"Queríamos que esta ley sirviera para crear un nuevo marco que se basa fundamentalmente en el impulso que puede dar el IVIA recopilando toda la experiencia y el saber hacer de tantos investigadores, expertos, técnicos y personal de laboratorio y personal administrativo del instituto", ha expuesto la consellera.
Se apuesta por establecer una planificación estratégica en materia de conocimiento agroalimentario generado en la Comunitat Valenciana (investigación, formación y transferencia-divulgación-asesoramiento). Se pretende pues vincular al IVIA con los objetivos del Consell y la Conselleria de Agricultura a través de instrumentos de planificación estratégica.
Todo ello con tal de dar respuesta y conectar, en lo global, con los retos sociales y grandes desafíos agroalimentarios como el cambio climático o el acceso a los recursos naturales. Y en lo local, conseguir una producción de calidad y sostenible, fomentar el desarrollo rural y el equilibrio territorial, y enlazar los servicios de la agricultura al medio ambiente aportando y dando valor al que produce los alimentos.
Nuevos retos
Algunas de las aportaciones del IVIA a los retos sociales de nuestro tiempo van encaminadas a la reducción del consumo de agua en agricultura como la creación de pautas de riego. También se trabaja con tal de reducir la contaminación de los acuíferos por la fertilización nitrogenada. Otra línea de actuación va encaminada a aumentar la resiliencia frente al cambio climático a través, por ejemplo, de estudios sobre el efecto que produce este en la agricultura mediterránea.
La economía circular o la reducción del uso de productos fitosanitarios y el apoyo a la producción ecológica son otros temas que forman parte de la ocupación del instituto. También se trabaja en la apertura a nuevos mercados y en la conservación de recursos genéticos ganaderos y bienestar animal.