agronoticias.es

Cuna de Platero ha clausurado su III campamento de verano de Inteligencia Emocional, una iniciativa de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en la que ha participado medio centenar de menores de Moguer de entre 6 y 12 años, repartidos en turnos de dos semanas, durante todo el mes de julio.

Tal y como ha explicado el presidente de la cooperativa, José Manuel Márquez, “esta es una actividad ya consolidada, con la que los menores fortalecen su inteligencia emocional, descubren conceptos como la educación alimentaria y ambiental, la integración social, la cultura de su entorno, entre otros”. Este campamento está organizado por Cuna de Platero y PPO Foundation y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Moguer.

En esta edición, como novedad, el campamento comenzó con un taller dirigido a los padres y madres para que “tengan las herramientas para que puedan trabajar en casa de forma paralela a lo que los niños van descubriendo en el campamento”. El presidente ha querido “agradecer de parte de Cuna de Platero a todos los niños y niñas que han participado en las tres ediciones del campamento”, al tiempo que les anima a “seguir descubriendo sus emociones en la misma línea”.

Los menores han trabajado los valores y filosofía de Cuna de Platero, educación alimentaria y emociones básicas, autoconocimiento y autogestión, integración social y toma de conciencia del entorno sociocultural, autogestión y relaciones interpersonales, autogestión y patrones de afrontamiento, autogestión y habilidades sociales, y, finalmente, educación ambiental y toma de conciencia de la importancia del ecosistema en el que vivimos y actuamos.

Una fiesta de despedida ha cerrado cada uno de los dos grupos del campamento, un broche emocional al trabajo que han realizado estos niños en su crecimiento. El primer grupo ha accedido a esta formación desde el 2 al 12 de julio y, el segundo, desde el 16 hasta el 26 de julio.

Cuna de Platero organiza este campamento de verano para enriquecer la oferta educativa de su entorno, complementaria a la formación reglada. Este año, como novedad, se ha sumado el campamento para jóvenes “Brújula”, en el que ha trabajado con adolescentes entre 13 y 16 años para que adquieran sus competencias para elegir de forma adecuada su futuro formativo y profesional.