agronoticias.es

LA UNIÓ de Llauradors y la Cooperativa Benasalense, con la colaboración de la Diputación de Castellón, informaron ayer a los agricultores en Benassal (Alt Maestrat) sobre el cultivo del avellano y sus posibilidades para la trufa.

Varios estudios realizados confirman que el cultivo del avellano es una alternativa bastante viable para los agricultores tanto para obtener avellanas como para producir trufas y otros hongos comestibles de alto valor gastronómico y económico. El avellano es por tanto un arbusto productor importante de trufa.

A través de la jornada de ayer se pretendía dar a conocer la ecología de las trufas en el avellano y los sistemas de producción de avellanas micorrizadas. La trufa es un hongo que vive asociado a un árbol huésped, generalmente encina, roble o avellano.

LA UNIÓ considera que la truficultura es una actividad que hay que potenciar y divulgar, no sólo por sus ventajas medioambientales como la contribución a la forestación de suelos agrarios y evitar la erosión, sino también desde el punto de vista económico, puesto que es una fuente de innovación y diversificación y un complemento de rentas en áreas deprimidas.

La jornada se inició con la inauguración por parte del secretario general de LA UNIÓ, Ramón Mampel y de representantes de la Cooperativa Agrícola Benasalense. Posteriormente, tuvieron lugar tres ponencias: la primera sobre “la Xylella fastidiosa”, a cargo del técnico de LA UNIÓ, Ferran Gregori; la segunda sobre “la producción de avellanos micorrizados con trufa” por Mariano Casas de Cultivos forestales y micológicos y la tercera por Roger Palau de la ADV Avellana que ha hablado sobre las “Nuevas Tendencias en la producción de avellanos”.

La mayor producción de avellanas del Estado se concentra en Cataluña (Tarragona), seguido de las comarcas de interior del norte de Castellón, donde destaca la superficie existente en Benassal.