agronoticias.es

(R.P.) - La campaña de primavera que ya está llegando a su tramo final no está siendo todo lo rentable que esperaban los agricultores. La demanda de sandía no está siendo la esperada por lo que las cotizaciones han descendido, ya que la climatología en Europa no es favorable a su consumo.

El tipo negra sin semillas se vende una media de cincuenta y cinco céntimos, la rayada tiene precios que van dese treinta a veintidós céntimos de euro el kilo, mientras que la sandía negra con semillas se vende por debajo de treinta céntimos de euro. La sandía mini, con mayor presencia este ejercicio agrícola, cotiza por debajo de treinta y cinco céntimos de euro el kilo. El melón también ha bajado de precio esta semana. El tipo piel de sapo se vende entre cincuenta y tres y cuarenta y siete céntimos, el galia registra una media de quince céntimos y el melón amarillo de media treinta céntimos de euro el kilo. Sin duda, son unos precios muy bajos para los productores que han apostado por este tipo de cultivos, ya que tienen unos costes elevados para su entrada en producción.

El tomate en su conjunto ha descendido de precio debido a la bajada de las exportaciones y la mayor demanda del mercado nacional, con frutos de calibre grande. El larga vida se vende entre treinta y quince céntimos de euro, el tipo pera inicia las ventas en torno a treinta y cinco céntimos con remates de diez céntimos y el tomate ramo baja hasta cortes de entre veinticinco y quince céntimos de euro el kilo. Las judías verdes también han perdido precio. La strike tiene un corte medio de un euro con setenta céntimos, el tipo emerite se vende a una media de un euro con cincuenta y la judía helda cotiza entre dos euros y un euro con cuarenta céntimos de euro el kilo.

El calabacín, tras el incremento de precio de la pasada semana, ha descendido a pesar de que la oferta también lo ha hecho por la retirada de numerosos cultivos. Tanto el fino como el gordo se venden entre treinta y dieciocho céntimos, unos valores poco rentables teniendo en cuenta el coste de mano de obra para su recolección. La berenjena rayada se vende entre noventa y cinco y sesenta céntimos, mientras que el tipo larga cotiza por debajo de treinta céntimos con últimos cortes de diez céntimos de euro el kilo.
Del conjunto de pimientos, el lamuyo verde es el de mayor valor con precios que van de un euro a cuarenta céntimos. El italiano verde tiene un primer corte de cuarenta céntimos y finaliza las ventas en torno a quince céntimos. El pimiento california rojo cotiza de media cuarenta céntimos y el california verde tiene un precio medio de cuarenta y ocho céntimos de euro el kilo.

Noticias relacionadas:

ASAJA denuncia la drástica caída de precios al agricultor esta campaña de primavera