agronoticias.es

(R. P.) - En la segunda quincena del mes de mayo se produce un incremento de la producción de melón.

A pesar de que aún son volúmenes minoritarios los precios no acompañan a los agricultores. El melón categoría se vende entre sesenta y cincuenta y dos céntimos de euro el kilo, mientras que el melón amarillo tiene un corte medio de diez céntimos y el tipo galia ha bajado hasta precios de entre treinta y veinte céntimos de euro el kilo. En cuanto a la sandía las cotizaciones son más rentables sobre todo en el caso del tipo negra sin semillas es la de mayor valor con un corte medio de cincuenta y siete céntimos de euro, mientras que la sandía con pepitas se vende a una media de treinta céntimos de euro el kilo. La sandía rayada registra precios medios de cuarenta y cuatro céntimos de euro el kilo.


Los precios del pepino siguen siendo bajos, muchas de las plantaciones ya se han retirado y solo quedan los cultivos más tardíos y de primavera. El pepino francés se vende entre cuarenta y veinte céntimos, el tipo largo tiene un corte medio de veinte céntimos y el pepino corto negro se vende entre treinta y quince céntimos de euro el kilo. Las judías verdes siguen con precios altos destacando la strike con un corte medio de tres euros con veinte céntimos, la emerite cotiza una media de dos euros, la judía rastra tiene un precio medio de dos euros con noventa céntimos y el tipo helda se vende entre dos euros con treinta céntimos y un euro con cincuenta céntimos de euro el kilo.


Respecto al calabacín, las cotizaciones se mantienen estables respecto a la pasada semana. Tanto el fino como el gordo se venden entre sesenta y cuarenta y siete céntimos de euro el kilo. La berenjena larga ha subido hasta primeros precios de sesenta y cinco céntimos y finaliza las ventas en torno a cuarenta y dos céntimos de euro. La berenjena rayada oscila entre noventa y sesenta céntimos de euro el kilo. Las cotizaciones del tomate han descendido esta semana. Hay mayor volumen de producto y la competencia exterior también es más fuerte en los mercados europeos durante estas fechas. El tomate larga vida se vende entre cincuenta y cinco céntimos y treinta céntimos de euro, el tipo pera tiene un primer precio de cincuenta céntimos y remates de treinta céntimos y el tomate ramo baja hasta valores de entre veinticinco y quince céntimos de euro el kilo.


El italiano verde tiene un corte medio de sesenta céntimos de euro, mientras que el rojo que se está comercializando alcanza valores de entre noventa y cinco y sesenta céntimos de euro el kilo. El lamuyo verde tiene un precio medio de un euro con quince céntimos y el rojo tiene una media de ochenta céntimos de euro el kilo.

 

Noticias relacionadas:

Unica promociona los melones y sandias sin pepitas 'Freshquita' entre los consumidores de toda España