agronoticias.es

El negociador jefe de la Comisión Europea para la salida de Reino Unido de la UE, Michel Barnier, de visita en España, mantuvo, ayer, un encuentro con representantes de organizaciones empresariales y sectoriales, entre ellas FEPEX, organizado por la Representación de la Comisión Europa en Madrid, para conocer de primera mano las inquietudes e incertidumbres de los principales sectores de la exportación y de servicios españoles ante el Brexit.

FEPEX junto con Cooperativas Agroalimentarias y FIAB representaron al sector agroalimentario español y trasladaron a Michel Barnier los principales riesgos del Brexit para el sector, desde los siguientes puntos de vista: comercial, Política Agraria Común, comportamiento de la libre y regulatorio y fitosanitario.

En cuanto al aspecto comercial, uno de los posibles efectos del Brexit en el sector agroalimentario sería la recuperación de los derechos de aduana, lo que supondría una restricción al comercio, siendo los sectores más perjudicados frutas y hortalizas, vino, aceite de oliva y carne de cerdo.

Desde el punto de vista de la política agraria común, la salida de Reino Unido de la UE supondrá una reducción del presupuesto comunitario, que afectaría a la financiación de la PAC, considerando que su contribución neta al presupuesto comunitario asciende a 10.000 millones de euros anuales.

En cuanto a la divisa, el principal impacto vendría por la disminución de la valoración de la libra esterlina, suponiendo una gran pérdida de competitividad para las empresas del sector. Finalmente, desde el punto de vista legal, preocupa que las múltiples regulaciones y estándares existentes en muchos ámbitos no se mantengan lo que generaría una gran disparidad en las normativas y podría generar una rebaja de los estándares de forma unilateral por parte británica que condujera a un dumping regulatorio.

FEPEX considera prioritario que las frutas y hortalizas queden exentas del pago de cualquier derecho arancelario, considerando la importancia que tiene tanto para el consumidor británico, ya que España su primer proveedor, como para los productores españoles, con una exportación que en 2016 ascendió a 1762 millones de euros.